Argentina Política

El termómetro social tras el 17A

Fara volvió a tomar la temperatura a la ciudadanía tras "el banderazo". Dijo que fue el más voluminoso, pero que "probablemente" nadie lo capitalice. "Esto recién empieza".

Por Carlos Fara (7Miradas)

Tras su acertada nota de la semana pasada sobre el fastidio social que provoca la cuarentena (¿se terminó o no?), Carlos Fara, sostuvo más allá de los diversos reclamos que “el banderazo” fue un “termómetro del fastidio” de una parte de la población. Hizo una serie de enumeraciones que Humanidad reproduce sintetizadas:

  • Que haya sido la “movilización más fuerte” contra el Gobierno en “153 días de encierro” indican “una predisposición energética” para buscar “oxigenación y hacer catarsis”.
  • Las marchas son “la expresión de una parte de la sociedad, pero no retrata el promedio social”. El presidente Alberto Fernández, sigue “recogiendo más aprobación que reprobación”, pese a una tendencia favorable en baja desde hace unos 3 meses.
  • El consultor deploró “el pobre análisis de los medios” y afirmó que “las cuestiones de poder se resuelven con estrategia, no comportándose como un ciudadano más”. Mencionó una frase de su ponderado Giulio Andreotti: “El poder desgasta, sobre todo cuando no se tiene”.
  • No hubo espontaneidad en la convocatoria. “La motorizó Luis Brandoni, cuya identificación partidaria es histórica y muchos dirigentes de Cambiemos la viralizaron. Es legítimo”.
  • No es cierto que la Argentina esté mal representada. Al menos el 70 % seguro está alineada con alguna fuerza política…un tercio peronista/kirchnerista; un tercio macrista/cambiemita (anti peronista, juzga Humanidad); y otros segmentos.

LEER MÁS:

El fastidio social con la cuarentena

Con índices de movilidad de Google, Fara sostuvo que el problema sanitario es también político y que el Presidente debe reconectar con parte de la población que cambió de opinión.

  • Muchas veces los ciudadanos sobrepasan a los dirigentes, lo cual no es malo en si mismo. En la era de las redes sociales, la horizontalidad y el empoderamiento de la gente “es incongruente” con un verticalismo a ultranza.
  • ¿Quién capitaliza? Probablemente nadie, pero no necesariamente por error, sino por cuestiones de timing y estrategia. “El ciudadano movilizado el 17A se siente dueño de la gesta” y si “alguien capitaliza hoy ¿cuánto le dura?”. Hay dirigentes con aspiraciones (mencionó a Horacio Rodríguez Larreta), que creen que no es el momento oportuno. “Esto recién empieza”.

“El gobierno – concluyó Fara – no retirará la reforma del Congreso por el 17A. Más allá de convencimiento ideológico, hay necesidades perentorias muy concretas. Bajar una bandera (Vicentín) vaya y pase. Bajar una segunda, ya sería muestra de debilidad. A la tercera, cualquier perro te ladra”.

0 comments on “El termómetro social tras el 17A

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s