Argentina Política

El kirchner-albertismo y el larretismo “pisan la pelota”

Cristina conduce, Alberto preside y Horacio planea tranquilo un proyecto nacional para 2023. En el medio, atosiga la pandemia y enardece la reforma judicial.

En el “quilombo” – palabra que subyuga a los extranjeros -, político que es la Argentina (el resto de los países salvo excepciones no tienen de que ufanarse), es usual apelar a fuentes que, por ser anónimas, suelen ser pasible de ser catalogadas como “operadoras”. Humanidad, aún conociendo los riesgos, apelará a las suyas y a las de algún que otro periodista que le merece respeto profesional.

Conclusiones para buscar un título: Cristina Kirchner, la vicepresidenta, aprendió de sus errores pasados pero sigue en la pelea, palo y palo, contra los factores reales de poder (entre ellos los “medios” hegemónicos). Adora a Eva Perón y no a Juan Domingo. Prueba al canto: en el Instituto Patria hay que buscar con lupa una imagen del general fundador del Movimiento.

El presidente Alberto Fernández, con carácter y estilo conciliador, no es un títere, y es ambiguo ante los “cantos de sirena” de Eduardo Duhalde. Más le preocupa lo que puedan hacer los diputados que siguen a sus cercanos Roberto Lavagna y Juan Schiaretti, a la hora de votar en ese cuerpo la tironeada reforma judicial, a la que el Senado convalidará con el empuje de Cristina. Se reconoce socialdemócrata igual que el radical Martín Lousteau. Es decir, no engaña a nadie y es genuina su alianza en ciernes con el francés Emmanuel Macron y la alemana Ángela Merkel.

Sergio Massa, escribió Jorge Liotti en La Nación, ya abrió el paraguas ante Alberto. No importa si no conseguimos los votos (para la reforma judicial) en Diputados, la pisamos, nos tomamos un tiempo más, pero habrá consecuencias, se sinceró la fuente consultada por Humanidad.

Lo que se juega el “kirchneralbertismo” en la búsqueda de los diputados de Schiaretti y Lavagna

Es que Argentina predica el federalismo y ejerce el unitarismo. ¿Por qué se supone que el gobernador Gerardo Morales, secretario general de la UCR y “carcelero” de Milagro Sala, armoniza tanto con el Presidente? Necesita recursos y ayuda sanitaria, que Fernández no le retacea.

Si Lavagna le sigue ordenando al “Topo” Rodriguez, que juegue a bloquear la acción del “kirchneralbertismo” (“corno” de neologismo inventado por Patricia Bullrich), que no espere predisposición para mantenerle algunos cargos. Verbigracia, el de su hijo Marco, al frente del Indec.

Cristina, soberbia como es, aprendió de la lección de 4 años de macrismo. Sigue siendo la conductora y está 25 cuerpos delante de cualquier dirigente, sin ser Perón, único, el origen. Lo presionará a Alberto, le pegará en los tobillos – dijo el portavoz que merece la confianza del autor de esta nota -, sin desconocer su autoridad presidencial y dotes de negociador.

¿Por qué cambió Cristina? Es calentona, no boluda (otra palabra que encanta a los foráneos). En los 4 años de (Mauricio) Macri, le pegaron donde más le dolió. Recorrió los tribunales, su hija se enfermó en Cuba, le rompieron tres veces la casa, sin poderla encarcelar.

Ahora, el Gobierno reaccionó y golpeó con el congelamiento de tarifas de nuevas “actividades esenciales”. A buen entendedor, pocas palabras. Efectos conducentes, repitió el equilibrado Liotti.

Según Liotti, Macri parecía “Perón en el exilio” y Bullrich “Eisenhower en Lombardía”

Si la oposición, a través de las redes, organiza nuevos “banderazos” para “ganarle la calle al peronismo”, éste no reaccionará en medio de la pandemia. “Si lo hacemos, seremos las bestias; nos quedaremos en el molde porque también buscamos corregirnos y responder con responsabilidad social. Evaluamos la correlación de fuerzas para actuar en el momento oportuno”. El que hizo el comentario no es ningún “nene de pecho”.

El dirigente que habló con Humanidad, coincidió sin saber con el informante de Liotti: El principal adversario para el peronismo no es otro que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. “Es el más vivo”, señaló sobre quien acaba de admitir que está construyendo un “proyecto nacional” para 2023, junto con María Eugenia Vidal y otros. No por eso, dejará Larreta de conciliar en esta coyuntura de pandemia indiscriminada, con el presidente y el gobernador Kicillof. De paso, vale destacar que Axel, misteriosamente. está llegando a acuerdos con el matrimonio Duhalde, en la provincia de Buenos Aires). Eduardo y “Chiche” se mudaron a un departamento prestado en la Capital Federal.

Liotti, en base a sus contactos, refirió que Larreta esquivó el zoom con Macri, porque éste “parecía Perón en el exilio” y con Patricia Bullrich, por creerse “Eisenhower en Normandía”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “El kirchner-albertismo y el larretismo “pisan la pelota”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s