Argentina Política

“No se puede ir a una guerra con escarbadientes”

Alberto decidió dotar de fondos a Kicillof - tocando la caja de Larreta -, para sortear el grave conflicto policial. Se mostró comprensivo y dialoguista, sin aceptar un delito institucional.

¡Cuánta razón tenía María Elena Walsh! Al revés de las películas: ACCIÓN (policías desbocados, en este caso), CÁMARA (shows que compitieron con Borgen, por ejemplo) y LUZ (la miseria de la sociedad quedó expuesta). “No le podía pedir (al gobernador Axel) Kicillof que vaya a una guerra con escarbadientes”, deslizó en medio de la trifulca el – afortunadamente enhiesto-, presidente Alberto Fernández, tras decidir quitarle unos 35 mil millones de pesos al distrito más opulento, el de su amigo-no amigo (pero nunca enemigo) Horacio Rodríguez Larreta. Todo “de frente para encarar el pleito de los “azulías” (en el lenguaje de Jorge Asís, refiriéndose a los uniformados bonaerenses que supieron ganarse el mote de “malditos”), y contenerlos en el redil democrático. El menos imperfecto de los sistemas, según Churchill.

Humanidad acotará comentarios. El tema ya lo habían conversado Alberto y Horacio y había quedado pendiente por la pandemia que azota sin mirar a quien. Ayer por la mañana se decidió su instrumentación en una ronda con el ministro del Interior, Wado de Pedro y Máximo Kirchnner, jefe del bloque de Diputados del Frente de Todos. Ambos de La Cámpora “mejorada”.

El tiempo político seguirá tormentoso. Para que engañarse. No hay que sorprenderse. Argentina no es Dinamarca. Sin el manual de conducción donde Perón dio pautas sobre el deber ser y otras más pragmáticas basadas en la observación (igual que Maquiavelo) de las conductas humanas. Según Carlos Fara, los activos en el siglo XXI (que por ahora nos encuentra desunidos y…) no lo leyeron o no lo comprendieron. “Algún malintencionado, con sorna” apuntó sus dardos contra Kicillof: “claro, sin nunca fue peronista”, consignó el consultor en 7Miradas.

Con el río revuelto de pescadores inexpertos (a la oposición le falta un líder con rango de estadista, sumergida en el lodo de egos sin primacía), está por verse cómo sigue el vínculo entre el Presidente y el dirigente del PRO con más proyección. “Le mandé un mensaje de texto a Horacio. Le dije: quédate tranquilo, vamos a resolver estos problemas de otro modo…No lo hice para jorobar a nadie”, contó Alberto en Radio con Vos, mientras “Lilita” Carrió y otros de Juntos por el Cambio gritaban que irán a la Corte.

44 mil pesos, nuevo salario mínimo de la policía bonaerense

Los 14 puntos del petitorio policial, aunque parezca un exceso de comprensión, no caerán en saco roto. Así convinieron Kicillof (el protegido de Cristina y malquistado con muchos) y el presidente Fernández. “Es la realpolitik: no se sabe conducir lo que no se supo construir”, avisó Fara.

“Espero que reflexionen. Soy sensible a los reclamos de los policías”, se plantó con fuerza el dialoguista Alberto Fernández. Advirtió que no permitirá que sigan “delinquiendo” con armas y patrulleros del Estado. A su lado, seguía atentamente sus palabras el intendente de Vicente López, Jorge Macri, quien aspira a la Gobernación,  sin sujetarse en extremo a su primo hermano, Mauricio, el expresidente que oscila entre FIFA y FIFA.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““No se puede ir a una guerra con escarbadientes”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s