Toque Hache

La pequeña muerte de los abrazos

El virus mortal del coronavirus nos impide el contacto corporal. ¿Cuáles serán los consecuencias de estas restricciones? ¿Renacerá una humanidad más amorosa o nos acostumbraremos al aislamiento social?

¿Qué trae consigo un abrazo? ¿Nos da mas de lo que nos quita o nos quita más de lo que nos da? ¿Acaso realmente importa? ¿No está en el abrazo mismo la esencia del asunto, donde se logra aquel entendimiento mutuo, más poderoso que mil palabras?

El abrazo puede ser un emblema internacional del amor, pero también puede ser visto como un medio posible para la traición. El lugar en el que están apoyadas las manos puede ser fundamental en momentos donde puñales van y vienen. Pero el verdadero abrazo, aquel que parte de la buena fe y la confianza recíproca, ¿se acrecentará o disminuirá cuando terminen los tiempos del coronavirus?

¿El aislamiento llegó para quedarse?

En plena pandemia, abrazarse es peligroso. La razón indica que debemos alejarnos lo máximo posible entre nosotros para evitar nuevos contagios. ¿Qué pasará con todos aquellos abrazos que no fueron ni serán dados? ¿Traerán consigo mayores pestes? ¿Nos acostumbraremos tanto a esta forma de vida que dejaremos de estar cerca los unos de los otros, perdiendo ese sentimiento que causa la unión corporal?

Gracias a mi mamá conocí un bello poema de Eduardo Galeano, titulado “La pequeña muerte”. El escritor uruguayo nos habla sobre cómo desde el fin de un abrazo puede nacer algo nuevo. Esperemos que el peligro pase, y que luego de esta momentánea pausa, nazca un mayor interés por abrazarnos con sinceridad.

No nos da risa el amor cuando llega a lo más hondo de su viaje, a lo más alto de su vuelo: en lo más hondo, en lo más alto, nos arranca gemidos y quejidos, voces del dolor, aunque sea jubiloso dolor, lo que pensándolo bien nada tiene de raro, porque nacer es una alegría que duele.

Pequeña Muerte, llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza. Pequeña Muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser, si matándonos nos nace”.

Eduardo Galeano

Escritor y estudiante. Fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad.

0 comments on “La pequeña muerte de los abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s