Argentina Política

Giros, todo da vueltas como una gran pelota

El Presidente Fernández soltó amarras: Guzmán con empresarios top; Massa, con el embajador Prado; Cristina, espera a la Corte y la aprobación del impuesto a los ricos.

“Esto es día a día. Si logramos despejar la presión sobre el dólar, el panorama se puede despejar un poco. Hay muchas iniciativas del Gobierno dando vueltas y nadie sabe bien que están esperando (una de ellas el impuesto a la riqueza). Tenemos límites: debemos atender hacia dónde se vuelcan los dados en Estados Unidos, un pandemonio por estas horas”. Así, extraoficialmente, un vocero del Frente de Todos, se refirió a la jornada de la víspera, donde se fueron cumpliendo algunos de los puntos impulsados por la Vicepresidenta (a la que algunos empresarios querrían sacar de cuadro) el 26 de octubre, según consignó Humanidad.

Puntas de barajas: el empoderado Martín Guzmán, recibió ayer a un selecto grupo de AEA, entre los que sobresalieron el contador mediático Héctor Magnetto, y el pope de Techint, Paolo Rocca. Ordenamiento político, previo al económico.

A horas de las elecciones norteamericanas, donde corre con varios cuerpos de ventaja el demócrata Joe Biden, pero los apostadores no descartan una embestida furiosa, con “apostadores ocultos”, del actual mandatario Donald Trump, el embajador Edward Prado, recibió en su residencia al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. El jefe del Frente Renovador (exAvenida del Medio), es implacable con el venezolano Nicolás Maduro, se pronunció sin medias tintas en favor de “la propiedad privada” durante las tomas de tierras que hicieron eclosión la semana pasada y alentó con fervor “una política de seguridad” que le “permita vivir a los argentinos sin miedo”.

Si proyectamos en el techo de la habitación, como hace la huérfana de Gambito de Dama, un tablero de ajedrez, se verá los dos alfiles del rey Alberto Fernández, haciendo diagonales rasantes; mientras, la reina Cristina, desde su posición estratégica, observa los movimientos realizados para escapar del “agobio” social y del encierro por la pandemia.

Guzmán: domesticar al dólar y avanzar en el acuerdo social. Ayer habló con empresarios, entre ellos Magnetto

Cristina (es su agenda desafinan los opositores) aguarda para hoy un fallo salomónico de la Corte Suprema sobre los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli. ¿Salomónico? Más pronto que tarde, estarían de regreso (si es que no renuncian antes) a los puestos que ocupaban en 2018, cuando por un decreto del entonces presidente Mauricio Macri, se los trasladó a los lugares donde pasaron y pasarán causas de corrupción. “Una derrota desastrosa”, admitió uno de esos magistrados federales.

Como se dijo en la introducción, el Gobierno está acotado y tiene que sentarse a dialogar con los poderes fácticos. Giros, según Fito Páez. El equilibrio del rey da confianza para atravesar la tormenta, más ahora que “Lilita” Carrió se puso al frente para que Daniel Rafecas, (pieza de Alberto que Cristina no desdeña como aseguran algunos analistas), con la aprobación de los dos tercios del Senado, se consagre como Procurador General de la Nación, en reemplazo del interino macrista Eduardo Casal. “No se puede ignorar la realidad”, repite la reina, cómoda con las blancas y las negras.

¿Qué otra cosa podía hacer Massa que charlar con Prado (a quien mandó Trump a Buenos Aires, durante el idilio, luego roto, con el macrismo), y estrechar relaciones bilaterales? La sociedad de intereses está por encima de los hombres/mujeres circunstanciales.

Las contradicciones, en el proceso nacional y mundial, son naturales cuando se replican los estragos provocados por el coronavirus.

Inusual encuentro, antes de las elecciones en USA

Massa, quien había prometido enjuiciar a kirchneristas, hoy (bendecido por la reina) pone por delante “la unidad en la diversidad”. Atiende, como pichón de Perón, reclamos de la industria y el campo, empresarios y trabajadores, educación pública y privada. No enfatiza en la misma dirección que otros sectores del FdT, que saltan como caballos en dirección al Sumo Pontífice, promotor de un sistema que no se atenga al exclusivo crecimiento económico, sino que encorsete a los “especuladores impiadosos” y rescate a la franja más desfavorecida. “El pobrismo”, que tanto anatematiza el peronista multicolor Miguel Pichetto.

El rey Alberto atiende ambas franjas (la escuela peronista es inclusiva). Algunos de sus voceros (sin jugarse como hizo abiertamente Macri por Barack Obama), comentó que el Presidente no alentó públicamente a ninguno de los contendientes en Estados Unidos. In pectore (Carlos Menem dixit) parece claro que si gana Biden (sin esperar un cambio de 180 grados) se esperance con un cambio en los modos. Traducción: moderación y renovación de confianza, que es lo escaso. La partida es larga: quizá sueñe Alberto que una administración demócrata sea permeable para que el FMI, y la amistosa Kristalina Georgieva, demoren en pasar a cobrar por la ventanilla de la Argentina. Algo de lo que conversaron ayer Guzmán y los empresarios más poderosos de la Argentina.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Giros, todo da vueltas como una gran pelota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s