Argentina Sociedad

“El Señor de ese infierno les deseó Feliz Navidad”

¿Qué sintió Jorge Luis Borges la única vez que asistió al juicio oral y público a los excomandantes de la dictadura? Lo recordó Infobae, al dar cuenta de la muerte de Víctor Basterra, ocurrida hoy.

Al informar que hoy, a los 76 años, falleció el obrero gráfico Víctor Basterra, quien declaró en el juicio a las juntas militares sobre su secuestro en la ESMA entre 1979 y 1983, Infobae reprodujo una nota de Jorge Luis Borges editada por la agencia EFE. Allí, el escritor expuso lo que sintió luego de escuchar parte del aterrador testimonio del fotógrafo cautivo, que desglosó comportamientos cómo “mano de obra esclava” de la fuerza naval comandada por el almirante Emilio Massera.

“He asistido – escribió Borges, quien al comienzo del Golpe, estuvo reunido con Jorge Videla, junto con otros escritores -, por primera y última vez, a un juicio oral. Un juicio oral a un hombre que había sufrido unos cuatro años de prisión, de azotes, de vejámenes y de cotidiana tortura. Yo esperaba oír quejas, denuestos y la indignación de la carne humana interminablemente sometida a ese milagro atroz que es el dolor físico”

“Ocurrió algo distinto. Ocurrió – agregó – algo peor. El réprobo había entrado enteramente en la rutina de su infierno. Hablaba con simplicidad, casi con indiferencia, de la picana eléctrica, de la represión, de la logística, de los turnos, del calabozo, de las esposas y de los grillos. También de la capucha. No había odio en su voz. Bajo el suplicio, había delatado a sus camaradas”.

El testimonio de Víctor Basterra, fallecido hoy, que más “marcó” a Jorge Luis Borges

“Éstos – prosiguió -, lo acompañarían después y le dirían que no se hiciera mala sangre, porque al cabo de unas ‘sesiones’ cualquier hombre declara cualquier cosa. Ante el fiscal y ante nosotros, enumeraba con valentía y con precisión los castigos corporales que fueron su pan nuestro de cada día. Doscientas personas lo oíamos, pero sentí que estaba en la cárcel”.

En otro tramo de su publicación, señaló Borges: “De las muchas cosas que oí esa tarde y que espero olvidar, referiré la que más me marcó, para librarme de ella. Ocurrió un 24 de diciembre. Llevaron a todos los presos a una sala donde no habían estado nunca. No sin algún asombro vieron una larga mesa tendida. Vieron manteles, platos de porcelana, cubiertos y botellas de vino. Después llegaron los manjares (repito las palabras del huésped)Era la cena de Nochebuena. Habían sido torturados y no ignoraban que los torturarían al día siguiente. Apareció el Señor de ese Infierno y les deseó Feliz Navidad. No era una burla, no era una manifestación de cinismo, no era un remordimiento. Era, como ya dije, una suerte de inocencia del mal”.

0 comments on ““El Señor de ese infierno les deseó Feliz Navidad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s