Internacional

La ola azul fue más gigante que la roja

El Colegio Electoral informó que Biden alcanzó 290 electores, 20 más de los necesarios para consagrar al demócrata Biden presidente electo. Trump insiste con que hubo fraude.

Joe Biden es el nuevo presidente electo, pese a las amenazas de judicializar el resultado del Colegio Electoral por parte del perdidoso actual mandatario. La ola azul tapó a la roja, que creció en magnitud respecto de 2016 y hace prever: una gobernabilidad frágil para los demócratas en la potencia hegemónica. El país exhibió evidentemente una fractura y se impone una mano diestra para templar los ánimos y conducir hacia una renovación generacional. “Vienen tiempos difíciles, aunque en términos de política exterior, habrá mayor previsibilidad”, auguró la analista de la DW Inés Pohl.

Los que mantenían la respiración contenida, pudieron soltar el aire y aflojar los músculos hasta la cintura. Trump, según las urnas, deberá irse como derrotado de la Casa Blanca, el 20 de enero, día en que jurarán Biden, de 78 años y Kamala Harris.

Trump considera humillante su salida

Para Pohl, la buena noticia es para los multirateralistas, que esperan reglas confiables en el mundo occidental y la participación mesurada de Estados Unidos en la OTAN y en el acuerdo climático, valorando a Europa como socio fiable.

Hacia dentro, dijo Pohl, los resultados en la potencia del Norte de América, son menos positivos, pues muchos votantes de Trump, continuarán afirmando que los números que posibilitaron  a Biden superar con creces, en los registros, los 270 delegados, fueron manipulados.

También es cierto que los demócratas esperaban una victoria aplastante y no fue así. De hecho, los republicanos seguirán controlando el Senado. La economía le funcionó a Trump y ello posibilitó la cosecha de 70 millones de votos a pesar de su sinuoso manejo de la pandemia, cuestionado incluso por el principal asesor sanitario Anthony Fauci.

El Partido Republicano, es obvio, no desaparecerá. Tendrá que reformularse sin un personaje como Trump, que tocó una fibra sensible del Estados Unidos del centro profundo. Disgutaron sus actitudes prepotentes, pero casi media Nación, avaló hechos aferrados de una mano cultural que evoluciona a los golpes, detrás de un nacionalismo con poder mundial.

0 comments on “La ola azul fue más gigante que la roja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s