Deportes Sociedad

“Los padres presionan a los hijos para que sean como Messi y Ronaldo”

Capacitador de jugadores adolescentes de Boca (en suspenso hace 8 meses por la pandemia), el "Muñeco" Madurga, da una lección de dignidad y de cómo jugar contra la "grieta".

Fue monaguillo-jefe y está alejado de la Iglesia. Perito mercantil y vendedor estrella de una firma de artículos deportivos, con la que se ganó la vida, a pesar de brillar futbolísticamente en uno de los dos clubes grandes de la Argentina y en Palmeiras, de Brasil. “Rulo” lo apodaron de bebé, pese a que cuando creció tenía el pelo lacio. Y “Muñeco” lo llamó cariñosamente el exjugador de Atlanta, José Luis Luna y le quedó para siempre el sobrenombre en Boca.

Se indigna cuando se le comenta  el tema de los casos de pedofilia en los clubes: de hecho, rechazó a los 13 años fichar en Vélez, el club de su barrio, por los antecedentes de dos seleccionadores a los que “les gustaban los pibes”.

Hijo pródigo de Bernardo “Nano” Gandulla, que lo descubrió en el potrero de la Iglesia de San Cayetano y lo llevó club de Villa Crespo, Norberto Madurga, cumplió sus sueños y “no se la cree”. Ahora se dedica (con la lógica y obligada abstinencia por la pandemia), de buscar talentos por todo el país y capacitarlos. Tiene mucho para decir. La siguiente es una síntesis de la charla con Humanidad:

-¿Cuándo y cómo te retiraste del futbol? Algunos viven esa salida como un trauma ¿Vos?

-Me fui haciendo a la idea. No me sorprendió. En 1973 estaba en Palmeiras donde me trataban muy bien y fuimos campeones. Pero extrañaba mucho la Argentina y regresé, quizá un poco apresurado, porque aquí algunas cosas habían cambiado y sufrí algún desengaño. La gente cambia. Es como decía Bonavena: el peine es algo que te dan cuanto te quedaste calvo. Y ya no había vuelta atrás. Estuve un año y pico jugando con el equipo de las estrellas.

-¿Por qué no te reinsertaste en Boca, donde eras ídolo?

-Hubo promesas que no cumplieron. Terminé en Banfield, pero apenas dos o tres meses, porque no me entendí con el técnico (Osvaldo Diez). Correr y pegar no era lo mío. Estuve por San Pedro y Uruguay, donde querían que me quede en un equipo de segunda. Pero lo mío tampoco era robar y quemar la trayectoria. Me volví a Buenos Aires.

En diciembre de 1969, Boca se consagró campeón en la cancha de River, con dos goles de Madurga

-¿A que te dedicaste luego del fútbol?

-Puse un negocio y me fue mal. Luego entré en Gatic, licenciataria de Adidas, como cobrador. Fui tan eficiente, que el dueño me pasó a ventas y tuve a mi cargo las zonas oeste y sur del Gran Buenos Aires.

-Tengo entendido que hiciste el curso de DT ¿Por qué no optaste por esa profesión?

-Es que tenía estudios y otras inquietudes. Para algunos se acaba el fútbol y es el final. Para mí, no. A los 30 años uno es veterano para primera, pero está en la plenitud de la vida y merece transitar con dignidad. Es cierto, tengo el título de director técnico. Me recibí con Perfumo, Della Savia, Novello, Perico Pérez, pero tenía otras aspiraciones. Es una cuestión cultural.

-Sin embargo, terminaste como capacitador en Boca…

-Es cierto. Me ofrecieron dirigir las inferiores en la etapa de Silvio Marzolini, pero quedé como capacitador. Tengo llegada con los chicos. Hablo mucho con los que son respetuosos, educados y se entusiasman igual que me pasaba a mí a esa edad. No es lo mismo que antes por la comercialización que alcanzó hoy el fútbol: en mi infancia, era algo barato, nos juntábamos, poníamos unas monedas y comprábamos una pelota de goma.

-Hablaste del aspecto comercial, ¿cómo influyen hoy los padres en los hijos?

-Mal. Creen que se van a llenar de dinero haciendo a sus hijos profesionales. No lo buscan como deporte, para alejar a los muchachos de la droga o el alcohol. Quieren que se conviertan en Ronaldo o Messi. Los presionan y no los hacen estudiar. Y si a los 16 o 17 años no llegan, no sirven para nada, terminan deambulando.

-Es decir…

-En mi época no había droga y menos en un barrio. Hoy está al alcance de cualquiera. Se las dan gratis para engancharlos y después convertirlos en consumidores y vendedores, lo que se traduce en violencia, en el afán por lograr un status y ganar dinero.

-¿Por lo visto como instructor, no te llevás muy bien con los padres?

-Después de llegar a la primera de Boca, me compré un Fiat 600 y dos departamentos que pagué en cuotas, ayudado por “Cholo” Simeone y Gonzalito. Me venían a buscar para ir a entrenar. A veces viajaba en colectivo una hora desde Liniers a la Boca y cuando tenía que ir a La Candela, le sumaba el tren a Morón. Por eso, a los padres los tengo cortos. Cada vez que hay una prueba les digo que los apoyen y no los presionen, que los alienten a estudiar y no alejarse del hogar.

-¿Cómo responden?

-Muchos se pelean entre ellos. Gritan y les exigen a los chicos más que jugar para divertirse, que ganen. Los terminan apichonando tanto que los pibes quieren largar, porque sufren.

-¿Indudablemente, vos viviste ese proceso de otra manera?

-Hacía lo que me parecía bien. El fútbol no es una guerra. No se mata a nadie. Hay que respetar al que se tiene enfrente.

-Entonces, Boca-River…

-…es parte del folclore que alimentan los clubes y el periodismo. Hay que acabar con eso. Si gano, gano y si pierdo, pierdo. A mi casamiento, invité a jugadores de River y a su presidente William Kent. Eran muchachos que se ganaban la vida como yo.

-¿Hay una grieta ficticia en la pelea entre River y Boca, Boca y River?

Existe en la sociedad. El ser humano es bastante malo y dañino. Es una lástima lo que pasa en la Argentina, que es un gran país, y en el mundo. En todo lados es igual: influyen el afán por ganar cada vez más y la corrupción. Uno de mis dichos preferidos es “había una persona tan pobre que lo único que tenía era dinero”. Me alejé de la Iglesia, cuando vi lo que hacían los 7 de cada mes esos grandes señores de la Acción Católica con lo recaudado: se lo metían en sus propios bolsillos.

Madurga hace un culto a la amistad: aquí con Pablo “Tango” Maidana

-¿Cómo te afecta la pandemia?

-Estamos parados hace 8 meses. Hay un retroceso muy grande. Falta lo peor. Todo está pendiente de un hilo. Vivimos con más inseguridad. No se puede salir a la calle sin mirar para un lado o para el otro.  Venimos muy golpeados con el encierro. Estamos viendo el gran negocio de los laboratorios que están fabricando las vacunas…Estados Unidos está en manos de un loco…

-Se que preferís no hablar de política, entonces vuelvo a lo tuyo: ¿Cómo descubrís al que vale en una cancha?

-Te das cuenta enseguida de las condiciones técnicas por cómo domina y lleva la pelota. Observas la velocidad, el cambio de ritmo, la forma y el hambre por jugar, esto es, el temperamento. Hay muchos del interior que lo tienen, pero vienen a la capital federal, se ponen de novios, extrañan y sufren el desarraigo. Y eso que en Boca hay de todo: psicólogos, gente de apoyo escolar, profesores, nutricionistas. Tienen tanto que no le dan valor.

-Tenes 75 años ¿Hiciste un balance del “Rulo” al “Muñeco”?

Cumplí todos mis sueños y eso que no jugué el Mundial, porqué Argentina quedó afuera en 1970. Estoy satisfecho. El fútbol no es una ciencia. Lo que conseguí fue con buenas armas, sacrificio, sin acomodo, sobrellevando tristezas y alegrías, con mis condiciones naturales. Llegué por mis méritos, de la mano, eso sí, del “Nano” Gandulla, del que estoy orgulloso. Fue el más grande formador de jugadores de la Argentina.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Los padres presionan a los hijos para que sean como Messi y Ronaldo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s