Internacional Periodismo

Juicio contra Assange: prueba de fuego contra la libertad de prensa

Confinado en una prisión de alta seguridad de Londres, el periodista perseguido durante 10 años, conocerá el veredicto el lunes. EE.UU. lo quiere extraditar y políticos alemanes liberarlo.

Como una prueba de fuego para Occidente y sus valores, se espera la decisión de la jueza londinense Vanessa Baraitser, quien el lunes anunciará si el periodista de investigación australiano Julián Assange, perseguido durante 10 años por las autoridades de Estados Unidos como un enemigo del Estado, será extraditado o no a pedido de la gran potencia.

Para Margit Stumpp, fundadora del grupo parlamentario “Libertad para Julian Assange“, compuesto por representantes de diversos partidos alemanes, “en el curso de los procedimientos de extradición se está violando el Estado de derecho”. Dijo a DW que todo comenzó cuando se le negó el acceso al juicio como observadora. “Ni en Turquía, en donde he estado varias veces, tuve problemas para entrar a los tribunales”, señaló.

Nils Melzer, representante especial de la ONU par la Tortura y profesor de derecho internacional, declaro a la agencia alemana declaró que el proceso “viola normas básicas de los derechos humanos y el debido proceso”. Además, agregó que dadas las revelaciones de Assange sobre delitos de guerra y corrupción graves, la motivación es obvia: “EE.UU. está tratando de criminalizar el periodismo de investigación en Europa. Y el sistema británico, desafortunadamente, está siguiendo la pauta de Washington”.

La jueza londinense Baraitser, resolverá el lunes si le otorga o no la extradición a EE.UU.

El 21 de diciembre, Melzer apeló al presidente de EE. UU., Donald Trump, para que perdonara a Assange en sus últimos días en la Casa Blanca, algo que hasta ahora no ocurrió.

En cuanto al veredicto del 4 de enero, Christian Mihn, de Reporteros sin Fronteras (RSF), expuso pocas esperanzas: “Éste es un juicio político, con una inmensa presión política. Así que no me sorprendería que el tribunal accediera a extraditarlo”.

Cualquiera que sea el veredicto, ambas partes tienen la opción de apelar. Después de dos posibles instancias en el Reino Unido, el procedimiento de extradición podría acabar en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Así que la pregunta de si Julian Assange será extraditado a EE. UU. podría seguir pendiente por años.

Hay ejemplos destacados de arresto domiciliario en tales casos. Al dictador chileno Augusto Pinochet, por ejemplo, se le permitió esperar su procedimiento de extradición en la comodidad de una mansión en las afueras de Londres en los años 90. En Navidad, al criminal de lesa humanidad se le permitió incluso pedir un sacerdote que voló exclusivamente a Londres.

0 comments on “Juicio contra Assange: prueba de fuego contra la libertad de prensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s