Argentina Sociedad

El fango y las aguas siguen haciendo milagros en Copahue

Pese a la desidia de las autoridades neuquinas, las termas sanan. La energía milenaria - pandemia al margen -, no logró ser menguada. Proyecto maestro en espera.

Sapag, siempre Sapag. En singular, Don Felipe. Hay muchos héroes y pioneros, anónimos y figurones. Pero, entre estos, lugareños y visitantes reconocen al fallecido (en 2010) Don Felipe Sapag, 5 veces gobernador de Neuquén (4 por el voto popular y uno de facto, durante el lanussismo), como la “fumarola” del esplendor – pasado, pues además de la pandemia, el descalabro actual responde a la desatención de las actuales autoridades del sempiterno MPN -, de las termas de Copahue, enclavadas en el norte de la provincia patagónica, en el límite cordillerano con Chile.

“Es simple: falta conducción y escasean las inversiones de la provincia”, sintetizó a Humanidad, Guillermo De Cesco, entusiasta y ponderado titular del complejo entre 1991-1995, en lanzazo a la actual ministra de Turismo, Marisa Focarazzo y, por añadidura, al gobernador Omar Gutiérrez, también del filo peronista Movimiento Popular Neuquino.

Elogió, por el contrario, al “voluntarioso” intendente local Hugo Volpe, a quien otros tradicionales influyentes de Copahue-Caviahue, le restaron méritos por la evidente falta de resultados en la conservación de obras indispensables y el consiguiente deterioro. “Un buen muchacho”, lo denominó piadoso el zapaleño titular de uno de los pequeños almacenes característicos de la villa de vapores naturales energizantes, como los que se encuentran en “Las maquinitas” y “Las máquinas”. El “clientelismo” funciona en todo el país.

Repuesto satisfactoriamente de coronavirus, De Cesco descartó de plano un proyecto privatizador de capitales japoneses. “Geopolíticamente, es imposible”, afirmó. No hace falta más que recordar (y cotejar) los augurios formulados también a Humanidad por el exmandatario Jorge Sapag (hijo de Don Elías), hace 2 años, para constatar una realidad: el reloj está parado.

LEER MÁS:

Plan maestro para renovar Copahue, sin privatización

La entrevista con Sapag se realizó en el complejo termal de Copahue, volcán activo recostado en el límite con Chile. De plano descartó versiones sobre una inminente privatización. Además anunció un plan maestro provincial y municipal a mediano plazo para renovarlo.

Coincidió, además, en que el abandono visible de las instalaciones que almacenan aguas y vapores volcánicos curativos, obedece al desinterés de Focarazzo. Le endilgó falta de incentivos para el personal que realmente tiene la camiseta puesta. Casi la totalidad de los trabajadores/as es oriundo de la localidad de Loncopue, distante a 80 kms. Son unos mil y van a sus tareas con regularidad unos 200, en un sistema de combis, claramente insuficiente, rezongan los delegados gremiales. “Es una dirigente (Focarazzo) ausente”, subrayó De Cesco.

Se quejó De Cesco del estado deplorable de los diferentes baños medicinales con aguas sulfurosas, ferruginosas y verdes (de algas). De hecho, luego de un 2020 turístico récord, en 2021 apenas si estuvieron abiertas al público alrededor de un 30 % de las instalaciones. Escasearon las excursiones a los magníficos sitios de interés (Salto del Agrio, ascensos a pie por senderos de ensueño, entre ellos hacia la abertura por donde el activo volcán expulsó fuego, humo y cenizas hace unos años) y la mayoría de los locales comerciales permanecieron cerrados. Tampoco se repitió la exitosa experiencia “Copahue medita”.

Las termas de Copahue (con un clima “caprichoso” que calienta y enfría, puede insolar a 2800 metros de altura y aviva vientos helados y nevascas repentinas), a unos 20 kilómetros del centro invernal de Caviahue, brillan y reponen humanos en verano: en invierno están sepultadas bajo la nieve. ¡Igual, sobreviven! Apenas si queda para el disfrute la “laguna del Chancho”, a cielo abierto, con propiedades energéticas y sanadoras, como comprobaron en el siglo XIX – antes y durante la Conquista al Desierto de Roca -, los indios tehuelches y mapuches, caciques originarios del azufre mágico.

De Cesco:: “Hoy en las termas hay falta de gestión provincial”

De Cesco, dueño de una hostería, departamentos y cabañas, continuó la obra de su padre Francisco, quien llegó en 1963 (durante la Presidencia del radical Arturo Illia) a la zona. Construyó los hoteles Termas, en Copahue y del Instituto Provincial, en Caviahue. Francisco despertó tanto amor en toda la familia que emparentó a los De Cesco con la fangoterapia.

De la meca para curar enfermedades (entre muchas otras, cutáneas, artrosis, reumatismo, bronquitis y alergias), hicieron uso décadas pasadas, generaciones de europeos, especialmente alemanes. Así lo contó, en una breve historia, Ana María Monasterio.

Directora médica de las termas entre 2004 y 2016, Monasterio, sorprendió con varios datos: había derivaciones de pacientes de París y “el reconocimiento por parte de Adolfo Hitler”. Humanidad escuchó que un connacional fue a tratarse a Berlín de psoriasis y el especialista que lo atendió, sorprendido, le preguntó por qué no acudía a Copahue, “un lugar maravilloso”. En casa de herrero, cuchillo de palo.

En forma directa, Humanidad sabe que la madre del exsenador “Pipe” Sapag (también hijo de Don Elías y sobrino de Don Felipe), lo llevaba cuando era chico a bañarse en el mismísimo cráter del volcán para curarlo de un mal gastrointestinal. “Me salvó la vida”, se ufanó el exlegislador. “Me bajaban con una soga y cuando me subían, me sacaban casi desnudo, con la malla destruida por el ácido”.

Lo cierto, es que son muchos los famosos que conocieron los beneficios de sumergirse en las rudimentarias y olorosas piscinas y bebieron aguas de vichy, limón, mate, ferruginosas, sulfurosas, en una suerte de cura hidropónica, aconsejada por el médico Miguel Quinteros, “el Negro”, uno de los que revisa y orienta a los escasos pero fieles devotos de las termas seglares.

A Humanidad se le hizo saber de la presencia de distintos planteles deportivos profesionales, de Marcelo Tinelli, Erica Rivas, Elíseo Barrionuevo, Julio Bocca, Sergio Denis y Raúl Lavié. También de una incursión del exsecretario de Deportes, Carlos Mac Allister en trineo durante los meses más rigurosos.

Las empleadas del lugar citaron además el paso del extinto exgeneral Juan Carlos Onganía (antes de convertirse en dictador), del expresidente Raúl Alfonsín (para una inauguración, tras la asunción democrática en 1983), la actriz Amelia Bence, el boxeador Oscar “Ringo” Bonavena y el conductor José “Pipo” Mancera.

La ministra Focarazzo, apuntada por el abandono de las termas en esta temporada pandémica

De Cesco se apoyó en la documentación de Monasterio para recordar las incursiones entre 1952 y 2006 de Bruno Gelber, quien calmó sus secuelas de poliomelitis con fango y líquidos ferruginosos. Se mencionó que al hotel en el que se alojó se llevó un piano de cola para que no abandonara sus prácticas. Fueron varios los que se dieron el lujo de escucharlo en la temporada de 1993.

De Cesco es un emprendedor optimista que apuesta al desarrollo nacional de Copahue. Le indigna la dejadez y el desaprovechamiento de un lugar casi único en el mundo en un espacio tan reducido.

“Saldremos adelante con la arcilla argentina”, señaló sobre Copahue, donde en la década del 30 se llegó a pensar en instalar un gran hospital para pacientes con patologías crónicas. La Gendarmería y el Ejército, en esa zona fronteriza, influyeron para hacer girar la rueda del progreso, hoy trabada, debido al dilema que no logran resolver los argentinos y que los lleva, una y otra vez, a pelearse entre ellos y dejar todo a la deriva. Relatos con mucho de ficción. Como todos los relatos.

Trajo a la memoria este hombre afecto al barro prodigioso, la labor desplegada en Caviahue-Copahue de un personaje que vino para construir y no destruir. Se refirió así a la labor del visionario polaco Ricardo (Ryszard), Bialaus, un combatiente de la resistencia contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial. Bialaus colaboró en la estructura actual del complejo edilicio (hoy lleno de goteras), y sus restos recién fueron repatriados a Varsovia el año pasado desde la Argentina.

De Cesco, pujante quizá por efecto del barro de propiedades invisibles, sostuvo que a lo largo de la historia hubo avances y retrocesos, de acuerdo con el mayor o menor interés otorgado por los gobiernos provinciales de turno, de signo político inalterable. Indicó, en tal sentido, que en su primer turno, Jorge Sobisch, le dio un envión a las termas, pero luego desconectó el enchufe y la dejó a la deriva.

Sobre el presente, lamentó: “No entra un mango. Focarazzo asegura que no tiene plata, y los empleados juran que no se abrieron los (super valorados) baños de vapor porque no se pudieron hacer las duchas como establecían los protocolos del COVID-19. Hay una falta de gestión total”, concluyó.

Foto destacada: Lita Fernández

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “El fango y las aguas siguen haciendo milagros en Copahue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s