Literatura Sociedad

Los invisibles, metáfora rioplatense

Lucía Puenzo, hija de Luis, director del INCAA y ganador de un Oscar por La historia oficial, editó un libro en el que aborda el caso de tres jóvenes marginales, manejados por un agente de seguridad.

Por Ernesto Ayala (El País)

La capacidad inventiva de la escritora y directora de cine argentina Lucía Puenzo se puede experimentar en su cine y en un libro de relatos como En el hotel cápsula. En ese libro, compuesto de tres historias de viajes, Puenzo pone en juego un arte de la narración que no es otro que dotar a lo real de un inesperado énfasis cuando introduce otra realidad, una insospechada, entre lo táctil y lo imposible.

En el nuevo libro de Lucía Puenzo, Los invisibles, lo relatado se mueve entre una sensación de que lo que sucede en sus páginas ha ocurrido en la realidad (en la realidad argentina sobre todo), pero lo más destacable es que si nunca hubiera pasado, si todo fuera producto de la imaginación de la autora, el mismo hecho no sería más convincente que su representación.

Es el eterno debate entre lo real y la realidad. En Los invisibles son tres sus protagonistas. Dos adolescentes de unos 15 o 16 años y un niño de 6. A la chica la conocemos como la Enana; al chico, compinche-novio, como Ismael, y al niño de 6 años lo llaman Ajo. Los tres sobreviven robando casas. El papel que juega Ajo no es menor, muy cualificado por su estatura (y su madurez o, mejor dicho, su intuición delictiva) para introducirse en los domicilios particulares y desvalijarlos.

¿Realidad o imaginación?

Pero estos personajes no trabajan para beneficio exclusivamente suyo. De alguna manera son explotados. Alguien llamado Guida, que es agente de seguridad en una empresa privada, tiene mucha y valiosa información sobre las urbanizaciones que protege de los robos. Y conoce la idoneidad profesional de los chicos.

Parte sustancial del botín que recaudan tienen que dárselo a Guida. Este conoce los sitios donde los botines pueden ser más sustanciosos y provee a los chicos de indicaciones e instrucciones para que los robos se hagan sin consecuencias adversas.

Pero un día Guida tiene un plan más ambicioso para sus pupilos, solo que tienen que atravesar el Río de la Plata e instalarse en una zona veraniega para gente muy rica. No debo ser más explícito. Solo agregar que algunos de ellos nunca había visto el mar. Y nunca habían visto tan de cerca el paraíso que les está prohibido. Una novela redonda.

0 comments on “Los invisibles, metáfora rioplatense

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s