Opinión Política

Morales, halcón y paloma

Diego Genoud trata de descifrar la personalidad de Gerardo Morales, gobernador de Jujuy y jefe de la UCR que sacude la estantería en la oposición de JxC. Menciona su buena relación con el Presidente y pasa por alto la prisión de Milagro Sala.

Por Diego Genoud (Letrap)

«Vos sos un halcón con doble garra”, le dijo Patricia Bullrich entre risas. Estaban reunidos en el local de Balcarce del PRO, en San Telmo, en una puesta en escena que iba a servir para limar asperezas en la alianza opositora y presentar en sociedad la nueva mesa nacional de Juntos por el Cambio. Después de las diferencias explícitas y la falta de liderazgo que se expresó en el Congreso en las últimas dos sesiones de 2021, la cúpula contraria al Gobierno se había congregado para posar en la terraza de Balcarce y dar un mensaje de unidad. Fue el 27 de diciembre. Una semana después, Gerardo Morales terminó denunciando a los halcones del macrismo que le “saltan a la yugular” y están liderados por Bullrich, su amiga de tantos años, con la que fantasea, incluso, animar una fórmula presidencial en 2023. 

Al margen de la precariedad del armado opositor, el motivo fue una frase de sentido común que pronunció Morales el miércoles último y sonó a herejía en el ala dura antikirchnerista. “Esta deuda que se está negociando la contrajimos nosotros y lo menos que podemos hacer es ir a escuchar”, dijo en diálogo en Urbana Play. Nada era casual. El lunes, el ahora presidente de la UCR había tenido cinco conversaciones telefónicas con Alberto Fernández y se había comprometido a convocar a la oposición a la reunión que se hizo en el Museo del Bicentenario con el Presidente, los gobernadores, las gobernadoras y el ministro de Economía. Desatada la reacción en su contra, no se achicó: volvió a dar una entrevista, esta vez en Radio Continental, y dijo que Juntos por el Cambio no puede ser alternativa de gobierno “metiendo la basura abajo de la alfombra, escondiendo o negando realidades”.

LEER MÁS:

Morales participó el martes de dos encuentros vía Zoom con los otros tres mandatarios de la oposición, Gustavo ValdésRodolfo Suárez Horacio Rodríguez Larreta. Allí, intentó estrenar el traje de jefe opositor. Para dar cuenta de las diferencias con un Larreta que no termina de ser, al lado del jujeño sostienen que el alcalde porteño no expresó sus diferencias en las reuniones y salió después a ventilarlas públicamente. El jujeño volverá el lunes a Buenos Aires para participar de la reunión que sus pares de las provincias y los jefes parlamentarios de JxC mantendrán con Martin Guzmán, si es que finalmente se concreta. El Presidente había convocado a los radicales en persona el mismo 27 de diciembre, cuando se firmó en la Casa Rosada el Consenso Fiscal que Larreta no quiso convalidar. Morales fue el primero en anotarse. 

Descifrar al gobernador de Jujuy cuesta horrores, incluso para parte de sus correligionarios. Es el más oficialista de los opositores y tiene diálogo permanente con el Presidente, pero es el más duro con las palomas y sacude como nadie al jefe de Gobierno porteño y a sus aliados, entre quienes se destaca Martin Lousteau. Sinuoso y temperamental, el norteño se las arregla siempre para ser noticia con frases que dividen a los dos lados de la polarización. No es solo porque sus declaraciones se perfilan siempre para título o por los vasos que revolea en el camino, sino porque tiene poder: gobierna una de las tres provincias radicales -que además es rica en recursos naturales-, acaba de asumir la presidencia del partido por tercera vez y maneja el Senado a través de su delegado, el formoseño Luis Naidenoff.

0 comments on “Morales, halcón y paloma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s