Opinión Política

Calma chicha

Para el analista Fara el presidente Fernández más que compararse con Alfonsín, debería pensar que su mentor es De la Rúa. Sin embargo, lo insta a "pagar los costos" si quiere convertirse en un "líder inesperado"

Por Carlos Fara (7Miradas)

El contado con liqui se consigue a 40 pesos más barato que antes de anunciar el entendimiento con el Fondo. El blue está 13 pesos por debajo del récord del 27 de enero. La soja sigue aumentando y la liquidación de divisas fue la segunda mejor para enero de los últimos 20 años. El BCRA acelera la devaluación. Quedan días para que termine el mes y parece que zafamos de lo que se creía que iba a ser un mes de infierno (no solo por las temperaturas y la sequía). Alberto debe estar pensando que Dios aprieta pero no ahorca… claro, siempre y cuando uno no se suba a un banquito y lo patee… Ahí estaría jugando al ahorcado…

Alberto sigue en su eterna oscilación de equilibrista. Un día vota en contra de Nicaragua en la OEA y al otro llama a la negociación por la crisis en Ucrania sin condenar a Rusia. Un día crítica a EE.UU., pero luego aclara que era al gobierno de Trump, no de Biden. Más que compararse con Alfonsín, debería pensar en que su mentor es De la Rúa. Según cuenta Pablo Gerchunoff en el libro “La Moneda en el Aire”, la frase más memorable que escuchó de boca del ex presidente fue antes de asumir en 1999: “Hay que mantener la ambigüedad hasta que se torne insoportable”.

Para cumplir con esa máxima delarruista hay que tener suficiente legitimidad y habilidad. Ya sabemos cómo terminó De la Rúa. Pero lo cierto es que “Chupete” llegó al Sillón de Rivadavia por méritos propios, sin que nadie lo ungiera, y luego de ganar su famoso cargo de senador en 1973, de volver a ese rol en 1983 y 1992, diputado en 1991, ser elegido el primer jefe de gobierno de la CABA en 1996 y haberle ganado una primaria abierta a Graciela Fernández Meijide en 1998. Para lograr todo eso no debía ser ningún tonto, más allá de que muchas veces pusiera cara de distraído.

Alberto no tiene semejante carrera. Fue funcionario de Menem, jefe de campaña de Duhalde, oscuro legislador de la ciudad en una lista que encabezaba Cavallo y luego jefe de gabinete de Néstor y de Cristina. Hasta que llegó a la presidencia pasó 11 años sin ningún tipo de cargos, pero con la astucia para estar siempre en la política.

LEER MÁS:

La encrucijada entre Alberto y Cristina

Presentada como socia del silencio, en una nota titulada «Por qué Cristina no puede hablar», en medio del tironeo con el FMI y la discusión parlamentaria, Diego Genoud proyecta la suerte de la coalición peronista y la interna para 2023.

Pues está frente a el mayor desafío de su carrera. ¿Más que la pandemia? Sí, porque el fenómeno del COVID-19 fue mundial, inédito e inesperado. Mal de muchos, consuelo de tontos, pero así es como funcionan las cosas. En cambio, la crisis económica que tiene por delante y el arreglo con el FMI lo tiene solo la Argentina. En su contra además tiene: 1) alta inflación (diferente a 2001), y 2) la ausencia de una crisis tan terrible que volcase a la mayoría social a ir directo al quirófano y sin anestesia.

Al igual que Macrien este sentido -, tiene que resolver una crisis muy grande, pero cuyo timing no lo lleva a concentrar todo el poder. Y aquí el problema no es solo de Alberto, sino de la Argentina como colectivo: ¿sabemos salir de crisis que no sean del tipo “mañana vuela todo por los aires” y el terror social firma un cheque en blanco? En este punto a Menem y Duhalde / Kirchner, la amenaza del fin del mundo les facilitó las cosas.

Los mercados siguen en incertidumbre pero parece que prefieren creer. Están cautos porque el que se quema con leche, ve una vaca y llora, pero también porque las filtraciones desde Washington y Wall Street no parecen ser negativas. Tampoco es la solución mágica, sino simplemente un calmante para evitar el dolor de corto plazo hasta ver si el paciente se pone en forma, se hace todos los estudios, baja de peso, regulariza sus parámetros clínicos, le dan bien los pre quirúrgicos y puedan empezar con una serie de pases por distintos quirófanos.

Si todo esto finalmente sale mal – es decir, no logra cumplir con las metas parciales, todo le representa solo costos sin beneficios -, la culpa será de él, más allá de si CFK habla o no alguna vez. Entre otras cosas, por eso el FdT pierde la legislativa, porque nadie puede hacer los deberes por Alberto, los tiene que hacer él mismo si quiere aprobar la materia.

LEER MÁS:

La paternidad del ajuste en disputa

Con la aclaración del vocero – oficial – del FMI de que el entendimiento con la Argentina no llegó aún a nivel del staff del organismo, Bercovich buceó sobre malentendidos, cortocircuitos y discusiones internas sobre «cómo gastar mejor».

Con todo su patrón de conducta hasta acá, tras 26 meses de mandato (lo cual es una muestra más que representativa), cualquier analista tiene derecho a una mirada poco optimista. Sin embargo, existen los puntos de inflexión. En algún momento la combinación de factores produce quiebres en la tendencia y eso da lugar a otra fase. ¿Está Alberto en esa instancia?

El gran escritor español Javier Cercas ha escrito un libro maravilloso que se llama “Anatomía de un instante”, en donde analiza con profundidad y agudeza la crisis del Tejerazo, España 1981, el intento de golpe a la naciente democracia. Cercas se toma de una frase de Borges que alude a que “cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo instante en que un hombre sabe para siempre quién es”. La pregunta del millón es si estamos próximos a ese instante en la vida de Alberto. Si surgirá el líder inesperado que acepta pagar todos los costos necesarios a cambio de normalizar la Argentina, o si por el contrario ganarán en su interior sus oscilaciones que no lo lleven a ninguna parte. Por eso es tan importante comprender el factor psicológico y contextual del protagonista principal.

Momentos de meditación profunda para el presidente. Mientras tanto, los mercados siguen viviendo una calma chicha.

0 comments on “Calma chicha

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s