Literatura

Sobre la brevedad de la vida

Juan Basilio Iglesias es abogado penalista y asesor de administración de consorcios. He aquí su testimonio:

Uno de mis libros de cabecera es el del filósofo griego Séneca, un estoico que consideraba que el bien no está en los objetos fuera de nosotros, sino en la sabiduría y el dominio interno. Se trata de un tratado acerca “de la brevedad de la vida”, en el que se señala paradójicamente que la vida, aunque lo pueda parecer, no es breve, sino que es el individuo el que la convierte en breve cuando la desaprovecha en futilidades que no le reportan beneficios intelectuales ni espirituales. Son muchos los que se lamentan al final de sus días no haber vivido.

Séneca siguió los pasos de Marco Aurelio, emperador romano. Enseñaba que la mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy. Apuntaba que no nos atrevemos a muchos emprendimientos porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a ponerlos en marcha.

Son muchos los que se lamentan al final de sus días no haber vivido.

Para Séneca, quien mejor vive la vida es el sabio, ya que recuerda el pasado, sabe aprovechar el presente (fugaz) y dispone el futuro. Lo contrapone con aquellos que se olvidan del pasado, descuidan su presente y miran al futuro con miedo.