Argentina Mundo Política

“La reelección de Macri sería como romper un maleficio de 90 años”

En la presentación de un apasionante libro sobre “el oficio más antiguo del mundo”, el analista político Andrés Malamud, quien reside en Portugal, reveló que la política es como un icebeg, donde solo se ve a simple vista “un 10 o 15 por ciento” de lo que realmente sucede, y el resto, “secretos, mentiras y belleza”, permanecen escondidos.


 

Sobre Argentina, concluyó que el peronismo, verdadero dilema nacional por encima de la izquierda o derecha, fue el verdadero fenómeno popular hasta el 2001, cuando fue “perforado” por una crisis que pareció ser económica y terminó siendo política. Esa crisis se convirtió en un hito que está instalado como un cuco feroz en la memoria de quienes vivieron esos trágicos y convulsionados años.

2001
2001: Un quiebre nacional

Malamud, secundado y acicateado por José Natanson, Julia Pomares y Martín Lousteau, consignó que en la Argentina la izquierda atraviesa “una larga agonía” y la derecha no termina de conformarse.

Indicó que el peronismo y el radicalismo tienen valores complementarios y no excluyentes.

Sin embargo, marcó diferencias entre estos. Una fue el hecho de que “el peronismo quiere el poder, y el radicalismo, no, pues se reduce  a ser un mero controlador, con más o menos contundencia“. Desde los estudios de humanidad.com.ar se recuerda que el extinto ex presidente Raúl Alfonsín solía decir: “el peronismo goza con el poder, nosotros lo sufrimos”.

Señaló que la prueba de fuego la está dando el gobierno de Mauricio Macri, quien en el hipotético caso de ser reelegido en 2019, lograría romper un maleficio, con innumerables tropiezos institucionales, que llevan ya casi 90 años (desde la revolución de 1930).

En esa dirección, comentó que el PRO – ¿la nueva derecha? – le está tomando “el gusto al poder” y le disputa la clase baja y obrera al peronismo, algo impensado hasta el primer turno presidencial de Néstor Kirchner y los primeros años de Cristina. “El romance del kirchnerismo y la clase media duró poco”, afirmó el politólogo.

Con respecto a las culpas, dijo que deben ser “compartidas”. Habló tanto de la responsabilidad del Partido Justicialista como de la Unión Cívica Radical, pero poco dijo del papel del Estado como árbitro, como le reprochó uno de los presentadores.

Natanson, Pomares y Lousteau, dieron algunas pistas del pensamiento de Malamud:

  • Es difícil encontrar cooperación política en la Argentina, porque no se mira el pasado con sabiduría, para corregir errores y horrores que se repiten una y otra vez, y lograr así pronosticar con cierta certeza lo que vendrá.

 

  • El analista que vive en Portugal, es de origen radical, fue distante al kirchnerismo, pero tiene la voluntad de entender el fenómeno peronista. “Argentina nunca se iba a convertir en Venezuela”, es su firme creencia.

 

  • Se ratifica en la eficacia de la democracia representativa y liberal, y en sus instituciones, aunque no en las zonzas, las que se comportan como zombies, esto es, “están muertas, pero parecen vivas”. Interrogante: ¿La CGT, en su actual conformación, una de ellas?

 

  • Lo definieron como irreverente y dotado de un humor para nada cínico, aunque en su breve presentación, Malamud, dijo que “sería breve como -el ex presidente Héctor- Cámpora”

 

  • Al parecer, el autor del libro considera que hay un solo estadista vivo en la Argentina y no es radical. Habrá que determinar quién es ¿Carlos Menem?

andresmalam

Malamud  reveló una apasionante anécdota internacional que demuestra hasta donde llega la mentira en la política. Contó que por “error” fue invitado a una reunión internacional, donde un miembro del consejo de Seguridad de la ONU, habló para “adentro”.

Ustedes saben que el Consejo es el único que puede decir cuándo es legítimo bombardear un país”, dijo Malamud. “Los cinco miembros permanentes, Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia, reflejan el resultado de la Segunda Guerra Mundial. Hay otros países que plantean una reforma, para incorporar en ese sitial exclusivo, a Japón, la India, Alemania y Brasil”

“El consejo de Seguridad, no es el Consejo del Buen Samaritano… ni sueñen con que se vaya a cambiar… eso es absolutamente inviable”, expresó en riguroso “off” ese alto funcionario, cuya identidad preservó.

Sin embargo, el mismo funcionario  reconoció que “para afuera”, como representante y socio de la Unión Europea, seguirá proponiendo públicamente una reforma al Consejo de Seguridad de la ONU.  “Repito: fui invitado por error”, indicó sonriente un agudo Malamud.

 


Leer más en humanidad: Cómo prevenirse contra el dengue

0 comments on ““La reelección de Macri sería como romper un maleficio de 90 años”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s