Argentina Política

El MPN llevó más agua para su molino y sorteó “la grieta”

La imbatibilidad del MPN en las elecciones para gobernador en Neuquén (algo que incluso se dio en 1973, con Juan Domingo Perón vivo), se basó en la defensa de los recursos provinciales y en sacar ventaja [...]

La imbatibilidad del MPN en las elecciones para gobernador en Neuquén (algo que incluso se dio en 1973, con Juan Domingo Perón vivo), se basó en la defensa de los recursos provinciales y en sacar ventaja – astutamente, en esta época de “grieta” – de la feroz disputa nacional entre “Cambiemos” y el kirchnerismo.

El MPN (fundado por la familia Sapag en 1961), se considera rebelde y popular y brega por la justicia social, pero no confronta porqué sí. Con sapiencia y paciencia libanesa, atiende primero las necesidades de los lugareños, dialoga con el gobierno central (regatea y concede, siempre con beneficio propio porqué los dineros coparticipables “son de todos”) y termina llevando agua para su molino. Nada de “verticalismos ciegos” como se imponen en el Partido Justicialista.

Posee representantes en cada uno de los municipios y entidades de fomento de la provincia. En su interna, participaron 100 mil afiliados y no se vio con buenos ojos que Jorge Sobisch, sacara los “pies del plato”. Pero su casi 10 por ciento de votos obtenidos en los comicios de ayer, le darán al oportunista y alicaído ex gobernador un espacio para pastar en el emenepismo. Pragmatismo a prueba de balas.

“Se acaba la joda”, el original mensaje de Sobisch en las últimas elecciones

Omar Gutiérrez hirió al kirchnerismo y al “Cambiemos” de Mauricio Macri. Probablemente, con menor intensidad al presidente del PRO, pues la orden de último momento bajada por la Casa Rosada, fue dejar librado a su suerte al radical Horacio “Pechi” Quiroga.

“No se podía permitir que donde se encuentra la joya petrolera de Vaca Muerta, ganara el hombre que puso a dedo Cristina”, deslizó un alto funcionario a Humanidad. “Hubiese sido una señal fatal para los temerosos inversores”, añadió.

Omar Gutiérrez, en el festejo de su reelección

El realismo de los muchachos del MPN es fenomenal. Convivieron con Perón, Arturo Illia, y también con los militares usurpadores del poder. Y así como Jorge Sapag lidió con Cristina Fernández, Omar Gutiérrez lo hace sin ningún rubor con Macri.

Exhiben números propios que “ayudan a mejorar y no ir para atrás”. El crecimiento del PBI en 2018 fue de del 4 por ciento. Hubo superávit provincial y registró el mayor consumo de comestibles, cemento y combustible por habitante.

Mantienen el poder adquisitivo de los salarios de los empleados públicos y esquivan con éxito las marchas y contramarchas de los centralismos del puerto de Buenos Aires. Como no les va bien cuando intentan proyectarse nacionalmente, verían con buenos ojos una alternativa con eje en Roberto Lavagna, pero saben que ese cometido es complejo e incierto.

“En la cancha se ven los pingos”, dijo un alto exponente del MPN el viernes a Humanidad. Anoche lo ratificó: “fue una elección espectacular”. Ahora, esperarán, como hicieron siempre, hasta la renovación presidencial de fin de año.


Leer más de Arnaldo: ¿Con quién irá Macri a la reelección en 2019?

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “El MPN llevó más agua para su molino y sorteó “la grieta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s