Política

Una razón por la que Macri podría ganar con Lousteau

¿Cuál sería la razón por la que una fórmula oficialista, encarnada con un representante radical, ganaría las elecciones?

Sometiéndonos a especulaciones y análisis que pueden acabar como comentarios descolocados y desafortunados en un escenario político donde todo está por verse y lo más impredecible podría ocurrir, veamos qué podría ofrecer esta fórmula imaginaria a la sociedad actual.

En un reciente artículo publicado en Clarín, el periodista Nicolás Wiñazki, habla del armado electoral que se viene y en eso menciona “la especulación que corrió en los sectores informados de la política”, donde el Presidente Macri –quien ya se reunió varias veces con el diputado de Evolución- le podría ofrecer a Martín Lousteau la candidatura a Vicepresidente.

Sin embargo, vale aclarar que el periodista menciona que importantes fuentes consultadas por el diario que “le da un toque de atención a todos los argentinos”, rechazaron que en las últimas reuniones entre estos dos personajes hayan hablado de eso.

Siguiendo la especulación con desaforada imaginación, ¿cuál sería la razón por la que una fórmula oficialista, encarnada ahora sí con un tinte radical, ganaría las elecciones?

Martín Lousteau es un economista que pertenece a la generación más joven de la política. Y como indica Juan Manuel Casella en una entrevista exclusiva para Humanidad, es “proclive al individualismo y no está encuadrado con nadie”, como lo es por lo general la nueva generación política. Bien hace recordar que este político supo ser funcionario tanto de Cristina Fernández de Kirchner como de Mauricio Macri. Mejor sujeto para conocer la grieta imposible.

¿Será por eso que Lousteau se ha convertido en una figura cautivante en el público “independiente” de la Capital Federal? ¿O será su entrenamiento discursivo y corporal, además de su importante conocimiento sobre economía, lo que le llevó a tener el 48,36% de los votos en una segunda vuelta con Rodríguez Larreta en el 2015?

Desplazar la posibilidad de que Gabriela Michetti acompañe este año a Macri en su reelección, lo cual analizó muy enfocadamente Humanidad bastante tiempo atrás, sería ir en contra de los deseos de Jaime Durán Barba. Macri siempre fue acompañado por una mujer en la Capital Federal y el famoso consultor político pareciera no tener una buena frecuencia con los radicales, con quienes fue muy crítico en una reciente entrevista con el diario Perfil.

Más que importar el espacio de la Vicepresidencia, para el gobierno es esencial la posibilidad de que Cristina Kirchner se presente en las próximas elecciones.

Las elecciones en la Patagonia Argentina ya son parte de unos antecedentes electorales que podrían ejemplificar lo que ocurriría a nivel nacional si compiten el macrismo, el kirchnerismo y una tercer fuerza.

Teniendo en cuenta que cada provincia tiene su peculiaridad y que es imposible hacer matemática con la política, veamos como tanto en Neuquén y en Río Negro perdió el gobierno y el kirchnerismo.

El Movimiento Popular Neuquino, con Jorge Sapag como uno de los más importantes administradores de poder, reeligió con su actual gobernador Omar Gutierrez.

En Río Negro, el gobernador Alberto Weretilneck supo lograr una demoledora victoria a favor de su candidata Arabela Carreras.

En ambos casos, el ultra kirchnerismo quedó relegado. No hace falta mencionar el porcentaje que sacaron Martín Soria y Ramón Rioseco (políticos con sustento kirchnerista, a pesar de ser muy distintos entre sí) ya que no serviría de nada para definir lo que sacaría Cristina a nivel nacional. Lo que sí se define es que el “aire de volver” no pudo ganarle a dos aparatos gubernamentales que apostaban a su reelección.

A nivel país, Macri es atravesado por los malos números de la economía. ¿Pero qué pasa si desde este aparato, que no tiene ni punto de comparación con los “aparatitos” mencionados anteriormente, se le hace un “ole” a los que hoy piensan que la situación actual es irrecuperable y potencia el enfrentamiento con el kirchnerismo?

¿La mayoría de la sociedad realmente quiere que vuelva Cristina? Hay al menos un 30% de los argentinos que sí lo desean. Pero para hablar de mayoría, tenemos que hablar entonces de un fenómeno que se está hablando hace tiempo: La “gran PASO” para la unidad del peronismo, con individuos como Sergio Massa junto a Unidad Ciudadana, garantizándole al espacio de Cristina una mayor fuerza peronista.

Ahora, ¿cómo se vería un Massa junto a Cristina? Éste fue el que “impidió que Cristina reformara la constitución para volver a ser Presidenta” luego de haberse postulado en las elecciones del 2013 y el mismo “traidor” que supieron defenestrar los miembros y militantes de La Cámpora.

A todo esto, se nos perdió Martín Lousteau. Éste podría encauzar el “a todo o nada” contra Cristina que quiere el Presidente para hacer que los radicales -o parte de ellos-, dejen de enamorarse de parejas alternativas, como Roberto Lavagna.

En caso de que se junten los miembros de cada polo, con el peronismo unido, y el oficialismo recompuesto y recuperado luego de las idas y vueltas del radicalismo más alfonsinista (de Ricardo), allí sí nos encontraríamos con un “a todo o nada”.

El espacio para la tercera opción quedaría vacío. Y con razón, porque los últimos años solo ha traído desilusión y recomposiciones anímicas, como le sucedió a Sergio Massa, que luego de quedar dos veces relegados por “la grieta”, admitió su soberbia pasada.

Los que aún parecieran no reconstruirse en su carácter y en su forma de ser son los kirchneristas. Apuestan a lo mismo que apostaron siempre con sus convicciones firmes. Esto importa poco ahora, ya que en caso de una victoria electoral, recién ahí se empezarían a preocupar los otros peronistas por la hegemonía K en el gobierno y la “soberbia” que algunos les caracterizan.

Lousteau sería la recomposición de la oferta electoral del gobierno, con el modelo “antigrieta” y pacificador en la boleta del oficialismo. Esto podría llevar a una reelección de Macri, si es que Cristina comete la travesura de postularse. Candidatearse significaría creer que los argentinos la quieren de vuelta. Pero con los antecedentes nombrados y la versatilidad de la clase media actual, ¿le convendrá seriamente a Cristina apostar todo lo que tiene este año o esperar un tiempo más?

Recordemos que acá nadie es tonto. Y que a los argentinos nos gusta jugar con todo. Esperemos que en este juego nada se vaya de las manos y que la Argentina salga para adelante. Porque en definitiva, eso es lo que todos queremos, ¿cierto?

Periodista y escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

1 comment on “Una razón por la que Macri podría ganar con Lousteau

  1. Sara m diaz

    .mássa .lausteau de la traición no se vuelve el pueblo no olvida que Massa fue alimentado por Néstor Kirchner y cuando fue alguien se fue a chupar las.medias de macri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s