Política Internacional

“Espero conocerlo pronto”

Trump abrió un canal estratégico con Alberto F., clave para que la deuda externa con el FMI, no ahogue a la Argentina. Venezuela, uno de los temas relevantes.

Si el Frente de Todos – con soportes como Alberto, Cristina, los gobernadores, intendentes, empresarios, sindicalistas y organizaciones sociales -, es una coalición pragmática que responde al dedo de su creador, el general Perón, es lógico que, aún identificado con el progresismo de América Latina, pretenda entablar una “relación seria y madura” con Estados Unidos. En materia internacional, más que amistades, hay intereses. Y la Argentina tiene que volver a superar el brete de la descomunal deuda externa asumida por el gobierno de Mauricio Macri con el FMI, dando prioridad a los sectores menos protegidos por el sistema capitalista, que condena el Papa Francisco. Por eso no debería, sorprender el trato efusivo que dio Donald Trump – para despecho del brasileño Jair Bolsonaro -, al presidente electo Fernández, quien se encuentra en México, preparando su reunión con Andrés López Obrador.

Así como Alberto se someterá a un completo chequeo médico antes del 10 de diciembre – que incluye rigurosa dieta dado su actual sobre peso -, para disipar “falsos rumores” que atribuyó el jefe de gabinete, Marcos Peña, también está coordinando una reunión con Trump, que tendría que tener lugar en sus primeros 100 días de gobierno, jaqueados por el estancamiento y la inflación.

“Felicitaciones por la gran victoria. La vimos por televisión…he instruido al FMI para trabajar con usted”, avisó Trump. “Espero conocerlo pronto. Ha hecho un trabajo fantástico”, lo elogió por teléfono. Abrió de tal forma las puertas para que haya laxitud en las negociaciones con la nueva titular del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, quien también felicitó al ex jefe de gabinete del kirchnerismo.

El posicionamiento sobre Venezuela, será clave

Claro, entre las prioridades de Estados Unidos, que generan mayores asperezas en la región, está la cuestión de Venezuela, régimen al que pretende aislar. Hay una contradicción que no existía con Macri. El peronismo presta atención al informe Bachelet, sobre violaciones a los derechos humanos en el país caribeño, pero rechaza cualquier intervención militar y propone una salida negociada distinta al Grupo de Lima, acorde con el predicamento de México y Uruguay. Es un tema a sortear.

Pero hay otros, esenciales. Ante un cuadro conflictivo en varias naciones que abrazan al neoliberalismo – el Chile de los Chicago Boys, es por estos días, emblema de turbulencia sin fin -, Argentina viene demostrando que canaliza el malestar de la mayoría a través comicios democráticos. El piqueterismo actual, supervisado por el Estado, es una cosa de niños con el de antaño. Y entre los proyectos de Fernández, se contempla reemplazar el asistencialismo por el trabajo productivo.

El dedo es de Perón (Copyright Mario Paganetti, Gaspar Campos)

Esa es una de las razones por las que Trump, apuesta algunas fichas al control peronista, manteniendo su expectativa en la explotación del yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén. Considera a Alberto “un moderado, que va por el consenso” y no hace gala de autoritarismo ni de corrupción.  Le reconoce a Cristina, sin decirlo públicamente, ser factor de consulta permanente y dueña de los votos de los más humildes, que aspiran a conseguir empleos formales y elevar sus condiciones de vida.

Hay otros factores geopolíticos que influyen: en el caso de Venezuela, la ingerencia de la Rusia de Vladimir Putin. En el argentino, la inserción de China, que se inició en el kirchnerismo y tuvo continuidad en la administración de Cambiemos, ejecutada por el PRO.

La lucha contra el narcotráfico y la apertura comercial, obvio, figuran entre las prioridades de lis Republicanos, que valoran el esfuerzo de Macri, de haber conformado una oposición que orilla el 40 por ciento. Lo que está en duda es la consolidación de su liderazgo, dado que en el espacio no peronista se abrirá un debate el año próximo. Fernández, incorporará a su equipo personas que tienen un enfoque diferente a la de los funcionarios del PRO y que abandonaron disgustados el kirchnerismo: Gustavo Béliz, Florencio Randazo, Sergio Massa y Vilma Ibarra, entre otros.

El analista Jorge Castro, abrevando en la tónica de Juan Domingo Perón en el final de su segundo mandato (interrumpido por la Revolución Libertadora, en 1955, con componentes militares, eclesiásticos y oligárquicos), señaló que el presidente electo está obligado a explorar un “acuerdo estratégico” con Washington. Ese es un imperativo – dijo -, para no tener que apelar a un ajuste de improbabilidad fáctica, ante “el terreno arrasado” en lo económico dejado por el macrismo, según la expresión del gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Espero conocerlo pronto”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s