Filosofía

Pare de sufrir

¿Por qué, a pesar de satisfacer nuestras necesidades principales, seguimos creando y problematizando nuestra vida?

Hay autores que dicen que el humano natural (o primitivo, si se quiere) necesita satisfacer tres cosas: el abrigo, la comida y su reproducción. Luego, cuando éste se convierte en un ser social dentro de una sociedad, las cosas van cambiando y por consecuencia, el humano se corrompe.

¿Nuestro problema es la corrupción? Claramente no es lo principal, porque de otra forma ya lo habríamos resuelto. Nuestras incógnitas van más allá: qué buscamos en la vida, cómo lo conseguiremos y cómo nos vera la historia. Esto, en mayor o menor medida, es lo que nos preocupa.

Es que si fuera de otra forma, ¿por qué sufrimos tanto? ¿Será porque nunca estamos completos?

Cuando conseguimos nuestra comodidad material, los víveres que nos alimentan y la confianza en que nuestra especie seguirá existiendo, no nos quedamos así, sino que creamos más y más vida. Por ende, creamos más y más problemas. De otra forma, ¿cómo podría explicarse la locura de los “avances” de la humanidad en materia informática, cibernética, militar, arquitectónica, científica y más?

De hecho, en el sistema actual, al igual que antes, es nuestro deber el hacer para obtener. Solamente han cambiado las formas en que se reglamentan estas obligaciones. Nuestra ley nos marca cómo se hacen las cosas y la inercia de la convivencia social genera que sepamos a dónde ir sin tener que leer un solo libro.

¿Acaso alguien ignora que para “tener un futuro asegurado” hay que ir a la universidad? La sociedad nos mete ese preconcepto (o estupidez) hasta por los codos. Hartos y enloquecidos podemos estar de escuchar a jóvenes que hoy en día dicen que quieren hacer tal cosa para “no cagarse de hambre”. Adiós a los sueños y a nuestra libertad. Eso es lo que expresa esa frase.

Tanto los jóvenes como los adultos se preocupan. Nos preocupamos de lo que no pudimos resolver en el pasado, de los clavos sueltos del presente y/o de las catástrofes que tendremos en el futuro. Una diversidad de cosas nos acompañan día a día. ¿Cómo las enfrentamos? Puede ser a través de dos formas: metiendo la peluza debajo de la alfombra o pasando la aspiradora. La primera se ve en los sueños y en las ideas que reprimimos, mientras que la segunda se enfoca en apropiarnos por completo de nuestra libertad y disfrutarla, sabiendo que hay cosas que nos condicionan inevitablemente, pero que las podemos superar si hacemos lo que hay que hacer, sin dañar a los demás ni dañarse a uno mismo.

Escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

0 comments on “Pare de sufrir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s