Política Internacional

Alberto cuestionó a Trump, por sus felicitaciones a los militares bolivianos

La inestabilidad violenta en países vecinos, que obligó a Evo Morales a refugiarse en México, es una prueba de fuego para el peronismo que asumirá el gobierno, 10 de diciembre.

Las revueltas venenosas en Chile y Bolivia, por la inequidad social en el primer caso y un proceso electoral irregular que desembocó en un Golpe de Estado y una confrontación entre facciones que amenaza a convertirse en guerra civil, en el segundo, ponen a prueba la capacidad de maniobra de Alberto Fernández, a menos de un mes de asumir la Presidencia, escoltado por Cristina Kirchner. Mientras se prepara para enfrentar su propio vendaval económico y social, ofreció ayuda al liberal Santiago Piñera, y colaboró para salvar la vida de Evo Morales, quien luego de renunciar, recaló en México tras una peripecia en avión.

Fernández cuestionó al norteamericano Donald Trump, por avalar la intervención militar, que sugirió la renuncia del líder aymará, en circunstancias en que la policía se hallaba amotinada para facilitar los levantamientos. Discrepó, además, con Mauricio Macri y hasta con el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, quien responsabilizó a Evo de los hechos “de sangre”, por haberse “robado” la elección del 20 de octubre.

Sorprende en medio de estos estallidos de furia en dos países vecinos, la relativa placidez con la que transcurre la transición democrática en la Argentina. Hay aquí mallas de contención institucionales, desechas en Bolivia: ayer una senadora derechista, Jeanine Áñez, se autoproclamó presidente interina en una Asamblea Legislativa sin quórum.

Para Alberto, la postura de Trump hizo retroceder a Estados Unidos varias décadas: lo retrotrajo a los ´70, avalando una intervención castrense contra un gobierno popular elegido en las urnas. El mandato de Evo vencía el 20 de enero próximo.

A salvo: el canciller mexicano Breard, recibe a Evo Morales

“Me comuniqué con funcionarios del Departamento de Estado y les dije que (lo de Trump) fue muy poco feliz. Quiero tener la mejor relación, pero eso supone decir las cosas francamente”, aclaró. Es un hecho que la potencia del Norte, pretende “escarmentar” a Venezuela y que cuenta con la moderación de Fernández, quien necesita de la buena voluntad de EE.UU. para renegociar la deuda voluminosa asumida por Macri con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La peleíta de Fernández con Trump, llevó el riesgo país a 2500 puntos y su lógica pretensión de que haya “elecciones transparentes y sin ningún tipo de proscripciones” en Bolivia, hoy está bajo un manto umbrío.

Fernández castigó también al canciller Jorge Faurie, quien dijo que no están dadas las condiciones para calificar a lo que pasó en Bolivia, como un Golpe de Estado, algo en lo que no coincidió ni con su predecesora, Susana Malcorras, ni con la UCR, aliada hasta ahora de Macri.

Mencionó “bandas” que persiguen para “linchar” a dirigentes del MAS (Evo reveló que se ofrecía 50 mil dólares por entregarlo), desde Santa Cruz de la Sierra, dirigidas por “este personaje violento, (Luis Fernando) Camacho”, quien se presentó en la Casa de Gobierno con una Biblia y un rosario, frutos de su “legitimidad”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Alberto cuestionó a Trump, por sus felicitaciones a los militares bolivianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s