Cultura Literatura

La crónica también puede ser ficción

La crónica no tiene una estructura definida. Según la primera definición de la RAE, es una «narración histórica en que se sigue el orden consecutivo de los acontecimientos»

La crónica no tiene una estructura definida. Según la primera definición de la RAE, es una «narración histórica en que se sigue el orden consecutivo de los acontecimientos», según la otra definición es un «artículo periodístico o información radiofónica o televisiva sobre temas de actualidad». Si nos remitiéramos únicamente a esta fuente, sin dudas estaríamos muy lejos de poder definir concretamente lo que es la crónica como género periodístico. Pero es justamente ahí donde radica el problema principal de la definición, cualquier intento será una aproximación ya que la crónica no puede definirse concretamente, ni mucho menos hay reglas para escribirla.

Fue cuando todavía se creía que estas reglas existían que el escritor colombiano Gabriel García Márquez decidió desafiar todo lo preestablecido y crear una nueva manera de contar historias. Su estilo literario era el principal exponente del movimiento conocido como Realismo Mágico; que él describe como «la manera de contar historias de mi abuela, porque la vida en América Latina es así» (sic). A partir de la publicación de su tercera novela llegó el gran éxito que hasta entonces le había sido esquivo, y el llamado Boom Latinoamericano de los años 60 ayudó a que sus obras alcanzaran un público masivo. 

Fue en este contexto que se publicó Crónica de una muerte anunciada, en el año 1981. Al año siguiente, en parte gracias a esta novela y por sus importantes obras anteriores, Gabo ganaría el Premio Nobel de Literatura. Este libro, autodenominado como crónica, cuenta la historia del asesinato de Santiago Nasar a manos de los hermanos de Ángela Vicario, Pedro y Pablo, porque lo acusaban de haberla deshonrado. 

El narrador no llega a conocerse nunca, pero se sabe que podría ser un personaje ya que, al igual que un periodista, indaga sobre los hechos pasados y contrasta las versiones de los hechos según muchos personajes distintos, que luego recopila en forma de ´crónica´. Se sabe que Gabo antes de ser escritor de ficción fue un gran periodista, y realmente nunca abandonó la profesión en sus intenciones. Es por esto que logra hacer confluir en una sola historia el género policial con lo periodístico y con la pura ficción. 

El caso en el que está inspirada esta novela fue un asesinato real que ocurrió en 1951, en el municipio de Sucre, Colombia. Aunque modificó algunos elementos, mantuvo el hecho principal —o sea el asesinato— y varios de los principales personajes involucrados. El cambio más radical que tuvo que hacer fue las cadenas causales que se entrelazan a lo largo de toda la historia. Con gran maestría, Gabo construyó un mecanismo en el que cada pieza encaja; y, aunque el lector conozca el desenlace desde la primera línea, se mantiene la tensión y el interés hasta el final. Incluso en muchas partes llega a creerse que las cosas podrían ocurrir de otra manera.

Sin dudas la excelencia de este escritor supo darle una vuelta de 180 grados al género que se caracterizaba por ordenar todo ´cronológicamente´ y contar hechos verídicos. Desde que García Márquez comenzó a escribir, las crónicas nunca más fueron iguales. 

0 comments on “La crónica también puede ser ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s