Argentina Política

Una coalición peronista en busca de la integración para “salir del pantano”

Un gabinete con mayoría de moderados y albertistas, fue el que presentó el presidente que asumirá el martes. Hay una buena porción de cristinistas y una minoritaria de Massa.

Las piezas están. La partida, para “salir el pantano” y poner a la Argentina de pie en un terreno firme, se podrá apreciar después del martes. Se trata, según los principales analistas, de una coalición de gobierno moderada (la de Mauricio Macri fue exitosa en lo electoral y fracasada en lo económico, con subestimación de los socios radicales y permisividad hacia “Lilita” Carrió, una libero extrañamente jubilada). Según un punteo de uno de los hombres del presidente electo, los ministros de gabinete se alinean (con obediencia vertical a Fernández), de acuerdo al siguiente esquema: un 60 por ciento, con Alberto, un 35, con Cristina Kirchner y un 5 por ciento, con Sergio Massa.

El politólogo Diego Reynoso, sin ceñirse al elenco presentado ayer en Puerto Madero, dijo que Alberto, un hombre acostumbrado a procesos de negociación y acuerdo tuvo en cuenta: a la socia electoral mayoritaria, Cristina, luego de la disolución de Unidad Ciudadana; al Frente Renovador del titular de la Cámara de Diputados (cuya esposa, Malena Galmarini estará al frente de AySA) y al Partido Justicialista, donde ganó espacio el gobernador formoseño Gildo Insfrán y perdió posiciones el tucumano Juan Manzur, por haber sentenciado inoportunamente que la ex presidente “ya fue”. El mismo Reynoso, ubicó en el tablero a sectores importantes, como gremialistas, empresarios y movimientos sociales, que deberán atenerse con más o menos paciencia (Juan Grabois advirtió que “hay mecha corta”) a los desplazamientos estratégicos de Alberto.

La fragmentación no ayuda. Hay muchos aspirantes y pocos casilleros. Alberto optó por funcionarios no involucrados en causas de corrupción ante la justicia y les pidió no abundar en declaraciones periodísticas hasta después de la asunción. “El efecto sorpresa, me enseñó Néstor (Kirhner), es decisivo”.

Como ya anticipó Alberto en su raid mediático, las restricciones presupuestarias serán muy severas y la prioridad será combatir la pobreza. El flamante ministro de Hacienda, Martín Guzmán (uno de los adelantos de Humanidad), ya renegocia la deuda externa mientras espera que se ponga a funcionar el motor que reactive la producción y el trabajo en el plano nacional.

¿Una prueba de la exitosa coronación? La unidad entre las distintas francciones peronistas, exceptuando unos pocos. Por un lado, el minusválido Miguel Pichetto; por el otro, el potente gobernador cordobés Juan Schiaretti, al que están tratando de convencer que vuelva al redil, según refirió el diputado José Luis Gioja a éste sitio. “Hay que solidificar y estrechar más los lazos”, alentó.

En una nota del 30 de noviembre, titulada “un plan realista y draconiano” (hubo otro artículo anterior en la misma dirección), Humanidad reprodujo algunas declaraciones de Guzmán, discípulo del Nobel Joseph Stiglitz y de Daniel Heymann, quien trabajó en el Plan Austral de Raúl Alfonsín, en 1985, bajo la batuta de Juan Sourrouille, en un equipo que también integró Roberto Lavagna. Ese fue un “ajuste de tipo heterodoxo con una política de shock”. Es dable esperar lo mismo, con lógicas correcciones. Guzmán vivía en Estados Unidos, pero regularmente venía a dar clases a la UBA. Contó a varios de sus colegas, que no sabían de él, que tiene muy presente la crisis terminal de 2001, a pesar de sus 37 años.

Martín Guzmán, avanzará con una renegociación de deuda realista y draconiana

La herencia de “vara alta” de Macri es considerada desastrosa por el elenco de Fernández. “No tienen idea de la dimensión del déficit fiscal que nos dejan”, recitó la vice jefa de gabinete, Cecilia Todesca, hija de Jorge, ex titular del ahora creíble Indec.

El criterio es integrar a todos los sectores en Ministerios y secretarías, salvo en áreas muy técnicas.

Habrá rey y dama, con protecciones movedizas detrás de Santiago Cafiero, jefe de gabinete, Gustavo Béliz, de Asuntos Estratégicos, y los ministros del Interior, Wado de Pedro y de Producción, Matías Kulfas.

Hubo una reivindicación especial de Alberto para Carlos Zannini, quien será procurador general del Tesoro. “No me lo impuso nadie”, creyó necesario aclarar por algún motivo. El ex secretario Legal y Técnico (cargo que ocupará Vilma Ibarra, ex pareja de Fernández durante 11 años), estuvo preso más de 100 días por el tema del memorándum con Irán, que fue aprobado por el Congreso.

Queda pendiente lo que pasará con la Agencia Federal de Inteligencia. Oscar Parrilli, ex titular de ese organismo, ya propuso un nombre, pero parece que el suspenso sobre que se hará en esa área tan sensitiva y cloacal, durará unos días más

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Una coalición peronista en busca de la integración para “salir del pantano”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s