Argentina Política

Sin margen para que el Congreso y la Corte sean “convidados de piedra”

Alberto tiene las manos atadas en cuestiones tributarias. Peñafort, Gils Carbó y Camaño, instaron a dirimir el conflicto ante la gravedad institucional provocada por el coronavirus.

El coronavirus es mortífero. Penetra en los cuerpos y altera conductas arraigadas, pero no elimina pasiones humanas. La Argentina está en el confín del mundo y pasaría desapercibida para las grandes potencias si no fuera por su extenso territorio y una naturaleza ubérrima. Es un bocado apetecible. Y en medio de la pandemia ya afloran entrecruzamientos políticos por el no funcionamiento del Congreso y la plancha que hace el Poder Judicial. La cuestión es relevante en esta la hora de demostrar (no solo parecer) que todos están dispuestos a hacer un esfuerzo y ceder algo. Lo que Roberto Lavagna todavía no ve.

Dos personas con peso en el oficialismo apoyaron el pedido de la vice y titular del Senado Cristina Kirchner, a favor de que la Corte Suprema produzca “una declaración de certeza” para que el Parlamento pueda sesionar y, como prioridad ante la emergencia, aprobar un impuesto a las grandes fortunas que alcanzaría a unas 11 mil poseedores de más de 3 millones de dólares de patrimonio.

El tema es complejo. La asesora Graciana Peñafort, además de ese motivo, no sólo acusó al procurador interino Eduardo Casal de ser “el escudo protector de (Mauricio) Macri”, sino que también le endilgó tener una razón personal para afirmar que “no hay caso que tratar”. En efecto, Casal aconsejó a la Corte presidida por Carlos Rosenkrantz, que rechace sin más la pretensión de Cristina.

Peñafort sostuvo que si los diputados y senadores pudiesen debatir y votar, seguramente, aprobarían también la nominación de Daniel Rafecas como Procurador General propuesto por el presidente Alberto Fernández, y Casal tendría que irse a su casa.

“Lo hace en defensa propia”, afirmó la sanjuanina Peñafort.

LEER MÁS:

La otra que embistió duro contra Casal fue la ex Procuradora Alejandra Gils Carbó, obligada a renunciar durante el macrismo. Dijo que la Corte debe actuar por el estado de incertidumbre y el daño irreparable que puede sufrir “gente que no va a tener ni para comer” en el actual estado de gravedad institucional, que además entraña el riesgo de desembocar en una hiper inflación.

Gils Carbó apoyó, para  no violar la cuarentena, las sesiones virtuales y le reprochó a la oposición – en apariencia dividida entre halcones y palomas -, de obstaculizar el propósito de Cristina y el titular de Diputados, Sergio Massa.

¿Tienen influencia esos 11 mil ricos sobre los jueces? “Es enorme, hay jueces que actúan como si fueran sus empleados”, contestó Gils Carbó ante la posibilidad de que en el futuro se presenten medidas cautelares si es que el Congreso, en atributo de sus facultades, sesiona en forma remota, sin conseguir antes la declaración de certeza de la Corte.

Tanto Peñafort como Gils Carbó, creen que el alto tribunal no podrá esquivar el bulto, pese a que ambas tienen serios reparos sobre el proceder de Rosenkrantz, titular del cuerpo. Alertan sobre el “peligro real y actual” para la población, en especial la que vive en condiciones de pobreza, alrededor de un tercio.

Gils Carbó fue más allá. Insistió con investigar “las guaridas fiscales” de sociedades constituidas para “engañar al fisco”. Según ella, como se comprobó con los Panamá Papers, se “ocultan ganancias y bienes” sin consecuencias en la Argentina, a diferencia de lo que ocurrió en otros países.

Una tercera mujer, opositora a diferencia de las otras dos, la diputada Graciela Camaño, desmintió al diario “La Nación” al declarar que alienta poner en marcha lo antes posible un sistema telemático que permita trabajar virtualmente a 257 legisladores de la Cámara baja y a los 72 senadores.

“Se puede hacer online. Es una vergüenza lo que está pasando. No merecemos los sueldos que estamos cobrando. Las pequeñas empresas se están cayendo, los trabajadores están en sus casas, se envió la propuesta para renegociar la deuda externa, y el Congreso y el Poder Judicial parecen convidados de piedra. Tienen que funcionar”, aseveró.

Pese al dictamen desfavorable de Casal, como no es vinculante, la Corte podría fallar con un criterio distinto y en forma dividida.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Sin margen para que el Congreso y la Corte sean “convidados de piedra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s