Economía Política

“El impuesto a los ricos no debería ser una imposición, sino fruto del diálogo”

El politólogo Sergio Berensztein, dijo que sería "un error" tratar de imponer el gravamen "a la fuerza" o a través del Parlamento. Pidió encarar una negociación con franqueza.

“Entrar en default sería una gran picardía, una estupidez por un capricho”, estimó el analista Sergio Berensztein. En declaraciones por videoconferencia a Antena 2 Jujuy, el especialista en ciencias políticas expuso que ese escenario sería el “peor” con el país “jugando al límite”. Para evitar esa posibilidad, dijo que hay otras dos hipótesis: una salida intermedia a través de un arreglo parcial con los acreedores externos como ocurrió en 2005, lo que “sería un empate con sabor a derrota”; y la restante: “flexibilizar un poco la posición, lo poquito que falta, para salir rápidamente de la situación” y elaborar un plan económico integral para después de la pandemia, que implique luchar contra la inflación, realizar obras públicas con un Estado hábil e inteligente y reducir el gasto público.

Destacó Berenztein que la Argentina no califica para el mundo “como pobre”, sino como un país empobrecido por el estancamiento vivido en la última década. “El coronavirus lo agarró con una pandemia económica con fuga sistemática de capitales por miedo al intervencionismo extremo y a las expropiaciones”.

Reprochó al gobierno no tener una “visión integral” de la economía y aconsejó imitar, con la idiosincrasia argentina, las experiencias exitosas de otras naciones desarrolladas.

Reconoció que en el presente “hay que salir de la zona de confort” y apelar a la emisión monetaria como forma de mantener intacto el sistema productivo de “las grandes, pequeñas y medianas empresas, los trabajadores autónomos y los profesionales”.

LEER MÁS:

En su opinión, el secreto “es generar más riqueza para salir de esta larga decadencia”, con un Estado que asuma “la grave responsabilidad, sin excesos y con ayuda localizada y efectiva”.

Obviamente, estuvo en contra de los hechos de corrupción (“un problema estructural e intrínseco de la política”, sentenció), pero sobre todo hizo hincapié “en la falta de consenso para lograr un programa estratégico de desarrollo de largo plazo con reglas de juego previsibles”. Vaticinó que la caída del PBI éste año superará los dos dígitos, haya o no default.

Consultado sobre un proyectado impuesto “a los grandes fortunas”, Berensztein propuso “un diálogo franco con sectores económicos ricos para que, fruto de una negociación, hagan aportes voluntarios, quizá a través de un bono”.

Dijo que el problema es que se trate de aplicar compulsivamente, pues eso provocará “mayor evasión y elusión y menor inversión. Si los ricos ven la posibilidad de crecer pronto y que se les garantizan sus derechos de propiedad, seguro que harán un esfuerzo”, pronosticó.

Desalentó imponer el gravamen “por la fuerza” . Sería “un error” que lo quisieran imponer por tener (una mayoría) “contingente en las Cámaras de Diputados y Senadores”.

0 comments on ““El impuesto a los ricos no debería ser una imposición, sino fruto del diálogo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s