Reflexión

Cuando la mentira es la verdad

Religión, política y hechos cotidianos. Todo es blanco fácil del engaño, por el simple hecho de que somos humanos con intereses determinados.

Supongamos que la mentira existe. ¿Qué sucedería si la aceptáramos como es? ¿Qué ocurriría si no pensáramos en la actividad del mentir como algo negativo, como algo poco ético?

La mentira ya está instalada. O más bien, el acto de mentir es común en toda la humanidad. Desde un argentino que llega tarde al trabajo y se inventa una excusa, hasta un árabe que, en el famoso acto de regateo, ofrece un producto a un precio superior al valor que realmente merece.

¿Cambia algo que el propósito de nuestra mentira conlleve un buen fin? Es decir, si alguien se beneficia con esto, a pesar de perjudicar la ética del mundo. Por ejemplo, el propio árabe al que le cuesta “llegar a fin de mes” y busca un incremento oportuno para llenar su barriga y la de sus dos hijas. La conocidas “mentiras piadosas”.

Son justamente ese tipo de mentiras las que “joden”, o molestan, a quienes buscan la transparencia en todo. En la serie “Merlí”, puede verse durante la primera temporada una charla entre Bruno y su abuela, donde la mujer le dice a su nieto: “tienes un sentido de la ética elevado, con los años se va perdiendo”. Y luego agrega “¡te falta sentido del humor!”, tratando de convencerlo para que hiciera trampa en el examen de Literatura frente a un profesor “injusto”.

¿Es que no parte todo de allí, de lo que creemos justo e injusto? ¿No se mueve nuestra ética en base a eso? Si para nosotros/as es justo robar para comer, entonces no nos va a importar (tanto) la mentira, o incluso la violencia, porque tenemos una creencia impulsada por propios sentidos de supervivencia. No digo que el hambre justifica la violencia. ¡Afuera los malentendedores malintencionados! A lo que me refiero es al cambio de posiciones que puede tener una persona según su creencia.

Libro interesante: “Las Máscara de Dios”, de Joseph Campbell

¿Ven por qué no hay que subestimar lo que creemos, por más fantaseoso e imposible que sea? Lo que creemos, sea lo que sea, puede convertir una mentira en una verdad.

Ahora sí, les comparto la canción que se me vino a la cabeza cuando estaba barriendo, y que fue lo que provocó que corriera hacia la computadora a escribir.

0 comments on “Cuando la mentira es la verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s