Argentina Política

Precios testigos y liquidación de divisas, entre las razones para expropiar Vicentin

Alberto, también hizo revelaciones sobre la situación carcelaria, la deuda externa, el coronavirus y el papel de la oposición y los medios. Dijo compartir una visión crítica de Lavagna.

Como un arquero a prueba, bombardeado a pelotazos desde todos los ángulos por varios jugadores, Alberto Fernández, anunció la intervención del Servicio Penitenciario Federal; volvió a defender la expropiación de la cerealera Vicentin, lo que permitirá – dijo – establecer precios testigos para los cereales y apurar la liquidación de divisas en el mercado interno; trató de atajar con guantes de seda algunas tiros de Roberto Lavagna y acusó a algunos medios, a los que no mencionó, de actuar en función de sus “intereses e ideologías”.

No se detuvo allí. Se preocupó por el crecimiento de los contagios por el coronavirus. Insinuó que por el número de casos, sería conveniente volver a la cuarentena total, pero aceptó que no están dadas las condiciones en la sociedad. Y avisó, además, que tiene intenciones de seguir negociando con los acreedores externos (10 días o más, a partir del viernes) para llegar a un acuerdo y evitar el default, siempre pagando lo que se pueda, sin afectar a los sectores más desprotegidos y a los jubilados.

En una charla descontracturada con los periodistas Gustavo Sylvestre y Pablo Duggan, antes de dar una clase por zoom sobre Teoría del Delito, a alumnos de la facultad de Derecho de la UBA, el Presidente, consideró “colapso” lo que se produjo en Vicentin. Dio cuenta de una charla con uno de sus principales accionistas, Sergio Nardelli, quien lo instó a buscar una solución sin llegar a la expropiación. No puede ser, le contestó y aseguró que se trata de un caso “excepcional” por numerosas razones (entre otras las deudas con el Banco Nación de la Argentina y el Banco Mundial).

Contó Alberto que le aseguró a Nardelli que la intervención inmediata no se hace “por vocación de perseguir ni avasallar los derechos de nadie”, sino para “rescatarla”, pues estaba en la mira de grandes multinacionales y de “algún pícaro” local.

LEER MÁS:

Insistió que la medida “no es arbitraria” ni será hará extensiva a otras empresas. Luego de señalar que la “economía está dada vuelta”, reiteró que no reniega del capitalismo, pero sí cuando procede en forma injusta y concentrada, privilegiando lo financiero y degradando la producción.

Rechazó cualquier viso de ilegalidad y explicó que la intervención se aplicó para que “en el mientras tanto (que se apruebe la ley en el Congreso) haya maniobras de vaciamiento”. Replicó razones dadas en la rueda de prensa: se está expropiando una firma que no es próspera y se trata de evitar que el mercado de granos quede absolutamente en manos extranjeras. En la actualidad, lo está en un 70 por ciento, según refirió.

Acusó a sectores de la oposición (siempre puso a salvo a Horacio Rodríguez Larreta) de saber que Vicentin “sobregiraba dinero a otras empresas y se comprometía por encima de sus posibilidades”.

“Creo en las empresas privadas. Lo que hago no es un hecho caprichoso”, dijo y recordó los procesos en YPF y Aerolíneas, con los que en su momento estuvo disconforme por la forma en que se hicieron, pero no sobre el fondo de la cuestión. Al respecto, y para moderar el cuestionamiento de Lavagna, mencionó que habían designado técnicos de primer nivel, como Gabriel Delgado. Avisó que hablará con el exministro. “No le gustó la idea. A mí tampoco, pero espero que esta vez salga bien y no como otras veces. Roberto hizo un llamado de atención y yo pienso igual. Está expropiación es excepcional, espero que no ocurra nunca más”.

Macri de visita en Vicentin, con Nardelli, Del Corral y Etchevehere

“La expropiación está en la Constitución Nacional, no vamos a sacar bienes, sino a hacer un proceso de tasación y rescate”, trató de lleva tranquilidad a Lavagna.

Las impugnaciones de dirigentes de Cambiemos a la intervención, merecieron una ácida respuesta: “Son políticos que dicen respetar la institucionalidad y llevan al tema a la justicia. Tienen que aprender: la política se hace debatiendo, aportando ideas y salidas”.

Si bien no quiso profundizar las diferencias del gobierno de Mauricio Macri, expresó: “Todos sabían que se prestaba dinero indiscriminadamente a una compañía que no podía pagar”.

Sobre la deuda externa, anticipó reuniones con el ministro Martín Guzmán, para “ir mejorando la oferta, sin hacer padecer más a los argentinos”.  Agregó: “Podía haber cerrado sin pagar nada. Busco que quien me suceda no tenga que cargar el muerto”.

Pidió “ocuparse” del aumento de casos de coronavirus (1141 ayer). “Tal vez el pico esté ocurriendo ahora, no lo sabemos. El problema no está superado y hay que moverse con mucho cuidado”.

Consideró que la velocidad del contagio es mayor que el día cero. “Tendríamos que estar en fase 1, con cuarentena absoluta, pero hay una prédica o ansiedad, muchas veces legítima, que tiende a levantar la cuarentena y eso multiplica el riesgo”.

Fue comprensivo con Rodríguez Larreta, por las demandas que recibe en la capital federal, pero no dejó de objetar lo que pasó con los corredores en Palermo ni en hacer notar que el 70 por ciento de las infecciones se están dando en barrios como Palermo, Caballito y La Recoleta. “Trato de ayudarlo (a Horacio) a encontrar una solución”, dijo en el mismo momento en que resaltaban diferencias esta mañana entre Provincia y CABA el gobernador Axel Kicillof y su ministro de Seguridad, Sergio Berni.

Conciliador, Alberto solicitó que no haya tanto “relajamiento” frente a la implacabilidad del virus.

“Una persona impoluta” emprolijará el sistema carcelario

Se mostró preocupado por el “nivel de espionaje” descubierto recientemente en las cárceles. Prometió terminar con ese delito.. Anunció que en las próximas horas designará “a una persona impoluta” en la Subsecretaría de Asuntos Penitenciarios, que intervendrá el servicio, donde pasan cosas muy graves.

Sylvestre le preguntó que pensaba de la vuelta del “periodismo de guerra y del macrismo residual”, a lo que Alberto contestó: “La reconstrucción de la convivencia democrática depende de todos, no sólo del Presidente. Me someto a todas las críticas y las respeto. Pero pido seriedad. Con el tema Vicentin – subrayó  -, todos sabían que no podía seguir operando y nos pedían que actuáramos. Ahora que lo hacemos, exclaman: ¡Que barbaridad! Es una hipocresía. No cuenten conmigo para eso.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Precios testigos y liquidación de divisas, entre las razones para expropiar Vicentin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s