Economía Política

Argentina al borde del default

La cuerda sigue tensa entre el gobierno y los grandes inversores. Infobae en exclusiva informó que Alberto ordenó a Guzmán no pagar ni un dólar más de lo ofertado, y abrir las negociaciones con Georgieva, del FMI.

“Hasta acá llegué. No hay un peso más”, reiteró, según informó en exclusiva hoy Infobae, el presidente Alberto Fernández, al suspender la extensión de la oferta a los bonistas que terminaba el martes y resolver abrir las negociaciones con el FMI, presidido por la amigable Kristalina Georgieva. El ultimátum, aún desde una posición de debilidad, esta destinado a los principales grupos de acreedores, que deberían aceptar 53,5 dólares por cada 100, mientras el sistema financiero avala algunas reformas jurídicas destinadas a facilitar un acuerdo exitoso. Según el analista que escribió nota, Roman Lejtman, Argentina se puso al borde del default.

“Si no hay extensión de la propuesta a los fondos de inversión – escribió -, no hay posiblidades de un canje exitoso. Se necesita un acuerdo que oscila entre el 66 y el 86 % de adhesión de los bonistas, segun las series de los títulos emitidos” y el ministro Martín Guzmán, solo tenia hasta ahaer una cifra cercana al 40 %.

Cuando el titular del Palacio de Hacienda terminó su explicación económica, Alberto sonrió satisfecho. Y puso las cifras en sus términos políticos: “No hay que moverse -analizó frente a Guzmán -. Si ya aumentamos la oferta y la oferta y el mundo se caen, no tiene sentido seguir mejorando como quieren los fondos. Nos quedamos acá y ni un dólar más”.

“No hay un dólar más”, fue el mensaje para BlackRock

En este contexto, el Presidente sólo extenderá la oferta hasta el 28 de agosto, si los bonistas adelantan que aceptarán la última propuesta oficial. Puede ocurrir que en los próximos días, la International Capital Market Association (ICMA) respalde ciertas reformas que imprimirán mayor certeza a la adhesión del canje, como plantearon los acreedores privados. Pero desde la perspectiva de Olivos, no es una condición sine qua non para extender la oferta hasta fin de mes.

No habrá prórroga si los fondos no se adhieren a la última propuesta de la Argentina, aunque la ICMA anuncie que avala los cambios jurídicos.

La estrategia del Gobierno, que diseña Alberto Fernández y ejecuta Guzmán, abre dos posibilidades. Los bonistas pueden hacer uso de sus derechos y presentar una demanda por default contra la Argentina, o aceptar un standstil que ya empezó a estudiar el equipo técnico del Palacio de Hacienda.

Un standstil sería un acuerdo formal entre la Argentina y los acreedores privados que establece la postergación de las negociaciones por un tiempo prudencial y evita así la posibilidad de iniciar acciones por default en los tribunales de New York. Es un pacto de caballeros: como no hubo deal, y a nadie le sirve litigar por años y años, se congelan las conversaciones y se reanudan por acuerdo de partes.

Alberto estuvo de acuerdo. Considera una razón de Estado resolver la reestructuración de la deuda externa, pero se niega a pagar las cuentas aplicando un plan de ajuste recetado por el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI). Cristina Fernández y Sergio Massa, sus principales aliados en el Frente de Todos, coinciden con esta mirada política.

0 comments on “Argentina al borde del default

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s