Argentina Política

Radicalización, sin radicales

Con insondables coaliciones políticas, el Presidente atacó a Macri, quien desmintió su "falso relato" y llamó a un consenso, por ahora tan invisible como el coronavirus.

Hipócrita. Es aquel que finge o aparenta lo que no siente. O el que finge ser lo que no es. El que esconde intenciones. Actor o actriz, según la etimología que viene del latín. Sin haber asistido, que se sepa, a escuelas de actuación, se cruzaron entre ayer y hoy, el presidente Alberto Fernández y su antecesor, Mauricio Macri, con Cristina Kirchner plácidamente sentada en la platea virtual. Con los paredes de la grieta resquebrajándose más, el peronista, reveló el domingo que antes de disponer el severo aislamiento para prevenir la pandemia, el 19 de marzo, el entonces mandamás de Cambiemos le había propuesto no hacer la cuarentena. “Dejemos a la gente en la calle – contó que le expuso -, y que se mueran los que tengan que morirse, no matemos la economía”. Por las redes sociales, desde Suiza, el ¿líder? en apuros de la oposición, comunicó éste lunes a los “queridos argentinos” que tomó la iniciativa de la conversación para “ponerse a disposición” y “mostrarle mi apoyo” en un momento difícil, pero que rechaza ese relato oficial. “Es falsa la versión”, aseguró.

Palabra contra palabra. Cientos de rumores interesados, que hacen gala de hipocresía, en virtud de un posicionamiento preeexistente. Alberto insistió en que Mauricio es “un mentiroso”. Hasta llegó a sostener ayer que a la Argentina le ha ido mejor con el coronavirus que con el gobierno del PRO y sus aliados radicales y de la coalición de “Lilita” Carrió.

Macri, comportándose en apariencia como “paloma” (Humanidad opina que los halcones son los poderes fácticos que lo acicatean) balconeó el 17A desde Europa y se centró en el decreto del Ejecutivo sobre las Telecomunicaciones, augurando que “puede retrasar las inversiones en el sector”.

“Quiero recordarle al Presidente – expresó en su misiva pública Macri -, que nada es más importante para un dirigente político que su palabra. La credibilidad de la palabra presidencial debe ser cuidada como un tesoro”.

LEER MÁS:

“La Argentina – expresó en concordancia con el mensaje que bajan por estos días Carrió y Eduardo Duhalde -, necesita consensos amplios y generosos para solucionar los problemas que acarrea desde hace décadas. Sobre todo después de la pandemia y la cuarentena, que los han vuelto más profundos y más visibles”

Insistió en hacer su “aporte desde el lugar que sea”. Agregó que el primer requisito “para progresar en estos consensos es que los dirigentes sean creíbles, que los interlocutores puedan confiar en la palabra del otro. Sin confianza es imposible llegar a acuerdos”.

El altercado se produce en una coyuntura compleja y peligrosa, donde el virus vuela cómodamente, en todas las direcciones, sin fijarse en colores y calidades de la vestimenta. Será así de Fausto hasta que se encuentre el remedio para disiparlo.

Por lo menos dos hombres de máxima confianza de Mauricio, Federico Pinedo y su primo Jorge Macri, creen que el expresidente no se presentará como candidato legislativo el año próximo, campaña en la que trabajan silenciosamente ellos, más hombres y mujeres de la talla de Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, a pesar de no compartir la táctica vomitiva de Patricia Bullrich, titular nada menos que del PRO, la fuerza inspirada en el dirigente de Boca.

Massa confirmó que puede “pisarse” la reforma judicial en Diputados

No hay certezas. Pero hoy volvió a insistirse en que Macri planearía presentarse como aspirante a senador en 2021 por Córdoba, un territorio – el tercero, después de Buenos Aires y CABA -, refractario al predominio kirchnerista y gobernado en la actualidad por Juan Schiaretti, quien no quiso en su momento ser “el macho alfa” del peronismo.

Parangonar a Mauricio (que es Macri) con Cristina (que es Kirchner), suena caprichoso y funcional a pensamientos ideológicos claramente enfrentados de antemano.

Dado el equilibrio de fuerzas que existe, sobre todo, en Diputados (donde podría “pisarse” la reforma judicial, según anticipó Humanidad y confirmó por TV Sergio Massa), la coalición del Frente de Todos, necesita llegar bien posicionada a las elecciones del año próximo, para tratar de alcanzar mayorías propias.

Nos están cascoteando el rancho desde todos lados. El contexto mundial es impredecible. Es lógico querer mantener la iniciativa política. A Larreta le espera una dura pelea interna. Esperamos que el trato conciliador que le dispensa Alberto – confió a éste medio un allegado al Instituto Patria -, no orille la negligencia”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Radicalización, sin radicales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s