Argentina Política

Más que grieta, es el juego del ahorcado

Alberto dijo que la pandemia puede ser la perdición o la salvación. Reclamó acabar con la cinchada política, valoró a Cristina, pero afirmó que su único "jefe político" fue Néstor.

La pandemia se politizó. No es novedad. Sólo que el Presidente dio le dio un matiz a la brecha: borró la palabra grieta (¿es eso posible?) entre oficialismo y oposición – dos Argentinas que luchan por la supremacía -, e ilustró con la figura de una cinchada “perversa”, que imposibilita el equilibrio reparador, una de sus metas declamadas al asumir el pasado 10 de diciembre.

Alberto Fernández, abrumado por la pandemia que castiga sin mirar a quien (por más que, en evidente situaciones de desigualdad, hay quienes se pueden defender mejor que otros), habló las últimas horas en la UIA y en TN, en el programa de Marcelo Bonelli y Edgardo Alfano. Campo “enemigo”, podría pensarse. Pero ya lo dicen en el barrio de Mataderos, quien es toro en su rodeo, es torazo en el ajeno.

Humanidad extrajo algunos apuntes significativos:

La cuarentena se cumple “a la argentina”, con desparpajo e insensibilidad. Se llevan las cosas al límite hasta que reaccionan los terapistas, médicos, enfermeros, ambulancieros, personal de seguridad, etc. Es vida o muerte para todos. “¿Se puede estar enamorado de esta peste, con la economía paralizada?”, fue el interrogante de Alberto, que volvió a advertir que pulsará el “botón rojo” para evitar el colapso que varios gobernadores le vienen advirtiendo.

Enojado con la actitud de los legisladores nacionales de Juntos por el Cambio que trataron de impedir (y judicializar) las leyes de turismo y pesca, aprobadas esta semana en Diputados, rescató a Horacio Rodríguez Larreta y a otros mandatarios radicales, como el “papelonero” Gerardo Morales, de Jujuy.

LEER MÁS:

Pero se contuvo. Paró la pelota: no es hora de repartir culpas y seguir hablando del pasado. Empero, acotó que no se “callará” ante los ataques y los desatinos de los que tiran la cuerda para el otro lado. Puede terminar como el juego del ahorcado, es la presuposición de Humanidad. ”Un expresidente desde Suiza (por Mauricio Macri) celebró que la gente esté en la calle…terminó sus vacaciones y vendrán otras…”, ironizó.

¿Jefe político? “No tengo. Mi único jefe político fue Néstor Kirchner. Cristina es una dirigente muy importante, que con conduce ideológicamente un sector con votos. Nos conocemos. No coincidimos en todo, pero nos respetamos y estamos de acuerdo en los problemas centrales…Yo no me olvido que represento al frentetodismo, a cada uno de sus miembros”, expuso. Igual, los comunicadores tienen la libertad de opinar como quieren, no siempre desacertadamente.

¿Oscar Parrilli?, arremetió Bonelli. “Parrilli es Parrilli”, cortó el Presidente.

Y bajó línea, con los condicionamientos que genera la heterogénea coalición gobernante: “Internet, celulares y cables son servicios esenciales, es uno de los sectores concentrados de la economía. No confundan más”, les cerró la boca a los hinchas de Racing e Independiente.

“La cinchada no le viene bien a nadie”, acotó y reiteró que con Larreta tiene evidentes discrepancias políticas, pero “en ésta seguiremos trabajando juntos”.

“No me apuren. Seguiré dialogando, pero no me callaré”

Reforma judicial; “No tengo apuro…es lo que propuse en la campaña…¿por qué no festejamos un ratito? El lunes despejamos una barrera. Los 48 mil millones de dólares que debíamos pagar a los acreedores entre 2020/2025, lo usaremos para producir y generar trabajo. En unos días tendremos presupuesto”.

Dijo que no está en sus planes devaluar, ni aplicar más cepo por más que el tema del dólar “es muy serio” y calificó de ilegales la toma de tierras. Luego hubo un alineamiento absoluto a su posición.

Agradeció al ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, la “gran ayuda” que da y recordó que se lo presentó Néstor Kirchner. “Le pone mucha garra al trabajo y nunca lo vi felicitar a Chocobar”, lo justificó.

Más allá de las pujas personales, rescató “la relación indisoluble” con Brasil, reiteró que Estados Unidos decide libremente quien lo gobierna, pero reiteró que no está de acuerdo con que Mauricio Claver-Carone presida el BID. “La región no lo merece”, señaló en relación con el cubano estadounidense que se ufana de ir ganando por goleada. Reveló en ese punto que Sebastián Piñera, de Chile, lo acompaña en la decisión de postergar las elecciones hasta marzo en ese organismo de crédito.

A los industriales, los exhortó a mancomunar esfuerzos con el campo para ponerle valor agregado y favorecer a las pequeñas, medianas y grandes industrias. “Hay que crear mejores condiciones para exportar y terminar con el cuello de botella que es la demanda de dólares”.

La pandemia, la maldita pandemia, “nos da una oportunidad”, clamó Alberto, y pronóstico que se viene un capitalismo distinto en el que se jerarquizará al gerente de producción por sobre el financiero. “No me van a callar, seguiremos dialogando”, prometió

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Más que grieta, es el juego del ahorcado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s