Cultura Sociedad

No diga Jaime Torres, diga charango

El periodista Luis Sznaiberg, fundamentó la iniciativa de declarar por ley el 21 de septiembre como "Día del charanguista argentino", en homenaje al nacimiento del artista del altiplano.

Por Luis Sznaiberg

El maestro Jaime Torres (1938-2018) nació con la primavera. Y siendo muy pequeño y con la guía de su “tío Mauro Núñez”, el charango jugó en sus manos los primeros arpegios. Desde entonces, merced al prodigio de su talento inigualable, convirtió los sonidos de aquel agudo instrumento, tan poco difundido en los ´40 aunque tan arraigado a la tradición de sus mayores, en emblema de genuina identidad cultural.

O sea, quizá la misma impronta, raíz de ensueños y utopías, que animó el espíritu de aquellos pueblos pastores del norte indígena que hace poco más de dos siglos, en territorio andino y bajo la brújula de nuestro tan amado Manuel Belgrano, abandonaron por un instante sus labores cotidianas para enarbolar con fervor y su misma sangre las banderas de nuestra independencia nacional, luchando contra los enemigos de la patria naciente al tiempo de reconquistar la dignidad de sus ancestros.

A primera vista, en este pandémico año belgraniano, parecería por demás osado asumir un juicio tan alocado como asociar la evocación del más noble de nuestros próceres con la semblanza de nuestro querido “charanguero”.

Valga pues el homenaje a ambos, distinguiendo de ellos la magnitud de su legado aunque no la brújula común de sus pasiones. En el caso de Jaime, que a lo largo de su extensa y consagrada trayectoria artística no esgrimió más armas que la conjugación virtuosa de sonidos (únicos los suyos) con los que una y otra vez cautivó auditorios en medio mundo cosechando vítores y lauros, admiración por doquier y amistades inolvidables, cabe recordar –amén de su meritoria obra- la trascendencia protagónica que él otorgaba íntimamente a su instrumento

“Cuando toco mi charango, rezo a la Pachamama”

“Para mí – me dijo una mañana -, la música que fluye del charango sigue siendo una reivindicación de la memoria, de la belleza, de la dignidad del pueblo. Cantar con orgullo lo nuestro, desde adentro, movilizando lo que nos pertenece por esencia, las raíces, es Todo… La Luz. La Verdad que es, para mí, el charango; fuente de ¡tanta luz!”

Hoy, miles de charanguistas en todo el país – imbuidos por su ejemplo -, continúan el camino propiciado por el maestro Jaime Torres. Por ello me permito sugerir, la necesidad de exaltar su nombre; y solicitar que en su nombre, en presente y futuro, se declare la fecha de su natalicio, 21 de septiembre, como “Día del charanguista argentino”.

0 comments on “No diga Jaime Torres, diga charango

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s