Argentina Política

“Micro-liderazgos”, bajo la tutela del Presidente

Cristina avisó - se dijo a Humanidad -lo inconducente que es alentar disputas en ciudades y zonas rurales. Llamó a "apurarse" para evitar un estallido.

Cristina, ante el “agobio” (amplísimo), dijo que el problema peso-dólar “es de solución imposible sin un acuerdo entre sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales”. Taqueó la pelota a Alberto Fernández para que, en su condición de Presidente, agilice el partido con los que “funcionen” mejor en el elenco gobernante. Desde las tribunas, impensadamente, aplaudió su exjefe de bloque de Senadores, Miguel Pichetto (hoy alineado, ¡hasta ahí nomás!, con Mauricio Macri), quien rezongó contra el “bolchevismo” de Axel Kicillof y los “pobristas” seguidores del papa Francisco; y la “jubilada” Elisa Carrió, descolocó a la oposición cuando, para no caer “en pequeñeces personales”, exhortó a dar “un gesto institucional”  y levantar la barrera parlamentaria para que Daniel Rafecas, sea el Procurador General de la Nación, en lugar del malquerido interino Eduardo Casal.

Humanidad, tras analizar la carta de la vicepresidenta, consultó a algunos de sus asesores. Respondieron crípticamente. Pasemos en limpio:

Conoce la evolución catastrófica de lo que ocurre en la Argentina y el mundo, sacudidos por la pandemia. A la vista están las secuelas. Un millón de habitantes neoyorquinos – botón de muestra – hacen filas en bancos de alimentos, algo que Pichetto prefirió ignorar. Los encierros provocan toques de queda en las naciones civilizadas y hay un conflicto en desarrollo entre EE.UU y China. Por eso, explícita una posición realista; trata de desprenderse de la polarización inconducente entre “ultras”. Los polos antagónicos – sugiere -, deberían tener la generosidad de ofrecer una síntesis reparadora. ¿Cómo? Ahí está el quid de la cuestión.

Por supuesto, rescata la gestión de Néstor Kirchner, pero rechaza “el fetichismo” de su imagen. Evalúa además que no conducen a ningún lugar “banderazos”, “cacerolazos” y otras demostraciones callejeras, “magnificadas” y recicladas en diarios, radios, TV y redes sociales. Hasta Carrió tomó nota de ello, comentó en la intimidad.

LEER MÁS:

La involución imaginaria (o no tanto) de los congresistas propios y ajenos, lleva las discusiones a un plano de irracionalidad y la gente que “está padeciendo” no está dispuesta a tolerarlo mucho más. En esto, desviaciones golpistas al margen, podrían inscribirse los “psicóticos” (que no son tales) dichos Eduardo Duhalde.

Hay intentos (los hubo en el pasado) de habilitar compuertas con el radicalismo. Hasta aquí todos terminaron estrellados contra la pared. Las diferencias políticas hicieron añicos cualquier tipo de concertación.

Hay un panorama en la capital federal. Distintos en el GBA, en la provincia de Buenos Aires y en el interior profundo, donde están los dueños de la tierra. Las disputas por terrenos pueden provocar a juicio de la vice un “estallido”. Hay premura (“apúrense”, en el mensaje subliminal de Cristina), para atender asuntos urgentes y no distraerse en las menudencias convertidas en shows mediáticos que no van a solucionar nada. Al contrario.

¿Hay flojitos en el Gobierno? Sí. Y también en la oposición. Hay que renovar y dar paso a ejecutivos y leales, confluyendo (aquí aparece una sota del acuerdo) en 4 o 5 ejes centrales, con el Presidente tocando los botones. Y preservando, como demostró ayer, al jefe de Diputados, Sergio Massa, y a la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra. Ninguno de ellos dos fueron tibios con Cristina. Y los acepta, porque “así son las cosas”.

Si debiesen “brotar” nuevos liderazgos, ella tiene sus favoritos (Máximo, Axel, Andrés Larroque, Mayra Mendoza, estarían en esa línea); que JxC levante los suyos. Digan lo que digan, tienen a Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal; la UCR debería impulsar a alguien que apunte para moderar a Alfredo Cornejo; y Carrió promover a varios de sus “lilitos”.

En el juego de las lealtades (y traiciones) cada espacio atenderá su juego. Cristina, por supuesto, se concentra en el Frente de Todos, coalición con la que sorprendió e hizo retornar al peronismo al poder. O al Gobierno, que no es todo el poder.

Escoltado por Vilma Ibarra y Sergio Massa, Alberto caminó ayer desde la Rosada al CCK

Pichetto, como se dijo, sorprendió por algunos análisis, pero su fobia racista, evaluó su exjefa, le impide ver el proceso general y los cambios que en el continente tuvieron sacudones por el triunfo del MAS, en Bolivia, y el plebiscito en Chile, donde con lentitud se va sepultando la Constitución del dictador Augusto Pinochet.

Futurología. No hago, expresa Cristina. En la Rosada (algo en lo que coincidió y ponderó Alberto) se debe clarificar “donde estamos parados”. Las reyertas proliferan, con diferentes actores, por aquí y por allá, y hay que encauzarlas si se quiere generar confiabilidad y previsibilidad.

¿Es posible no ver las peligrosas peleas que se van dando en todo el país? ¿Cegarse a lo que ocurre internacionalmente? Ella opina que cada persona que ocupa una función pública debe tener la suficiente capacidad para zanjar situaciones difíciles. Aptitud, además de actitud, es la consigna lanzada por la principal aliada de Alberto.

Para Cristina, las ceremonias de ayer recordando el décimo aniversario de la muerte de su esposo, deberían servir de “ayuda memoria” de lo que fue una gestión exitosa. Contribuir a un punteó sobre las consignas del 2003, habilitar “micro liderazgos” y evitar que “jetones” vayan a los medios “a profundizar las diferencias”, que existen efectivamente en la sociedad. ¿Y, vaya a saber por qué enfermedad demencial, no tratan de achicar?

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on ““Micro-liderazgos”, bajo la tutela del Presidente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s