Cultura Sociedad

22 años bastan y sobran para ser Gardel

En su nuevo libro, Felipe Pigna, dice que "El morocho del Abasto" (originalmente centro de frutas y verduras), era además de gran cantor, generoso y auténtico.

Es un desafío definir características de los argentinos. ¿Improvisados? ¿Genios? ¿Individualistas? ¿Chantas? El historiador Felipe Pigna, en su nuevo libro sobre un mito del tango nacido en Francia, pero criado en un inquilinato de Buenos Aires, lo que le valió, entre otros, el mote de “el criollo del Abasto” -, habla de lo que significa la frase admirativa: “Sos Gardel”. Humanidad, podría aventurar, sin excesivo rigor, que en el mundo identifican a nuestro país con Maradona, el gaucho Martín Fierro, Messi, Fangio, Perón, el “Che” Guevara, el papa Francisco y, yendo al plano científico y literario con figuras como Leloir y Borges. Indudablemente, hay muchas más, lo que no impiden ver las frustraciones transitadas colectivamente. No basta más que salir del actual confinamiento y observar lo que sucede en la calle.

Con abuelos que admiraban a Carlos Gardel, Pigna cuenta lo querible que era “el zorzal criollo”, a quien define como un intérprete que se mete en la historia que va a cantar, incluso con recitados previos, al que le aporta la gestualidad de su cuerpo.

Pigna destaca el vínculo de Gardel con sus seguidores: recibía 16 mil cartas al mes que su secretario recogía y respondía celosamente. “Tenía su carrera muy clara: por eso eligió Barcelona como el centro de difusión de su música, que es un lugar muy bien ubicado en Europa, con puerto de entrada, cerca de París”.

“…todas las locuras…”

“Estaba muy atento al repertorio y a las nuevas tecnologías. Canciones que le gustaban las grababa 2 y 3 veces, a medida que se iba mejorando la calidad de grabación. La clave de su éxito – informa -, también estuvo en la elección de un repertorio maravilloso, por ejemplo, el nunca abandona el folclore”.

Pigna puntualiza que si se toma la totalidad  de la carrera de Gardel fueron 22 años, dentro de los cuales en los primeros tiempos “la suda mucho, él dice ‘si nos habremos cansado de patear teatros sin que nos den bola’“. Ya a partir del año 16, cuando grabó “Mi noche triste” hubo un repunte.

Tuvo una carrera vertiginosa, a partir del año 23 (los 12 últimos años de su vida) no paran de viajar, tanto por Argentina como Europa y Estados Unidos.

“Cuando murió ya era una figura muy popular, porque es el inmigrante exitoso (francés que le va bien, con mucho trabajo y pasándola muy mal al principio), es una persona tremendamente generosa, muy cercano a la gente, al terminar la función le cantaba gratis desde una ventana a los que no podían pagar. Era un tipo muy auténtico”.

Felipe Pigna en MDZOnline

1 comment on “22 años bastan y sobran para ser Gardel

  1. ¡Gardel, por siempe!

    Muy buena nota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s