Literatura Sociedad

Murió John Le Carré, el espía que vino del frío

El legendario escritor británico se inspiró en sus propias vivencias como agente inglés (entre 1950/64) para crear algunas de las mejores obras de intriga de la literatura en el siglo XX. Falleció por una neumonía.

¿Cómo permanecer moral en un mundo inmoral? La obra de John le Carré, fallecido a raíz de una neumonía el sábado a los 89 años en Cornualles, al sudoeste de Gran Bretaña, gira básicamente en torno a esa cuestión. Sus libros, con narrativas elegantes e intrincadas sobre la Guerra Fría, se vendieron por millones.

Nacido como David John Moore Cornwell, escribió clásicos como El espía que vino del frío (1964), El topo, El sastre de Panamá, El jardinero fiel y El honorable colegial. Combinó la prosa escueta pero lírica con la complejidad que se espera en la ficción literaria, lidiando con la traición, el compromiso ético y las tribulaciones psicológicas de vivir en secreto y acechando.

Con el silencioso y atento maestro de espías George Smiley, creó uno de los personajes icónicos de la ficción del siglo XX: un hombre decente en el corazón de una red de engaños.

Para Le Carré, el mundo del espionaje era una “metáfora de la condición humana”. Trabajó para el servicio de inteligencia de Gran Bretaña antes de convertir su frondosa imaginación en thrillers. Su salida como agente inglés se debió a las revelaciones hecha por otro encubierto, Kim Philby, quien reveló al Comité para la Seguridad del Estado Ruso (KGB) la infiltración de gran parte de sus compatriotas.

“En la actualidad los espías no se mueven por ideales sino por dinero

-Le Carré, según cita Alicia García de Francisco, en nota de la agencia EFE

En 2003, al comentar los preparativos del gobierno de George Bush para invadir Irak, declaró: “Estados Unidos ha entrado en uno de sus periodos de locura histórica pero este es el peor de cuantos recuerdo: peor que el macartismo, peor que la bahía de Cochinos y, a largo plazo, potencialmente más desastroso que la Guerra de Vietnam”.

Acerca de su seudónimo, contó en su página web: “Con frecuencia me han preguntado por qué elegí este ridículo nombre, ahí es donde la imaginación del escritor viene en mi ayuda. Me vi sobre el puente de Battersea, encima de un autobús, mirando a una sastrería… y se llamaba algo así, Le Carré. Esta historia ha contentado a todos durante años. Desgraciadamente, las mentiras nunca aguantan mucho. Últimamente he tenido unas terribles ganas de verdad. Y la verdad es que no lo sé”.

0 comments on “Murió John Le Carré, el espía que vino del frío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s