Literatura Sociedad

“Buscar el conocimiento no tiene fin: es un viaje alocado”

En su libro "Un verdor terrible" - recomendado por el expresidente Barack Obama -, el chileno Labatut, se sumerge en el estudio de lo trascendental y lo imperceptible.- "Hoy, el que no tiene más de un par de ojos, está ciego".

El infortunio de Fritz Haber, el químico que creó el pesticida Zyklon sin saber que los nazis terminarían utilizándolo en los campos de exterminio para asesinar a miembros de su propia familia; las exploraciones matemáticas de Alexander Grothendieck que lo llevaron al delirio místico, al aislamiento y la locura; y la lucha de los dos fundadores de la mecánica cuántica que generó el principio de incertidumbre.

Estas y otras historias son parte de Un verdor terrible, el tercer y último libro del escritor chileno, Benjamín Labatut, no solo uno de los seis seleccionados en la Lista Corta del prestigioso premio Booker Prize International 2021, sino también destacado por el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Nacido en Róterdam, Países Bajos, en 1980, Labatut se crió en distintas ciudades del mundo, pasando por Buenos Aires y Lima, entre otras. A los 14 años se instaló en Santiago, la capital chilena, donde estudió periodismo. En una entrevista con Fernanda Paúl, de BBC Mundo, dejó algunas definiciones para pensar.

Para bien y para mal, hoy la ciencia es la forma en que el ser humano interactúa con el misterio. Atrae la amplitud de su mirada, porque no solo estudia lo trascendental, sino también lo nimio, lo ridículo, lo imperceptible. Valoro su ambición, porque es absoluta, y su búsqueda – la búsqueda del conocimiento -,es un viaje alocado que no tiene fin, ni puerto en que encallar.

Labatut: ciencia y tecnología nos tienen a un paso del abismo

Esa fascinación sin límites, es una parte esencial de lo humano. Es una necesidad tan primordial, poderosa e inconsciente que no debiera sorprendernos el hecho de que la ciencia y la tecnología nos tengan a un paso del abismo. Es justamente ahí, de lo hondo, del vacío, de donde surgen las maravillas.

-Me atraen las historias en las cuales un ser humano se topa de golpe con algo que no es capaz de comprender.

La ciencia, a diferencia de la literatura, ha cobrado vida propia; es como si fuese otra mente, un sistema caníbal que opera por sí mismo, que se justifica con su propia lógica y se alimenta de sí. Junto con el arte, la ciencia es un ámbito de lo humano que se sale de todos los límites, que no le debe lealtad a nada, y que rompe, casi sin miramientos, con lo que consideramos bueno y malo, moral e inmoral.

-La fuerza dominante en el libro es el azar.

Escribir es un acto de traición. Y es, de cierta forma, imperdonable. Porque uno, al escribir, se ve obligado a alterar la realidad, a deformar la historia, a pervertir a tus personajes sencillamente porque crees, o porque quisiera creer, en una verdad superior – la extraña verdad de la literatura -. y ante ese ídolo se sacrifica todo.

-La realidad existe, por supuesto, pero existe de una forma que desafía nuestra comprensión. Porque la realidad no es sólo lo que vemos cuando abrimos los ojos. La parte más importante, de hecho, solo está al alcance de quien los cierra.

-Todo punto de vista tiene un punto ciego. Es parte de la naturaleza del pensamiento y de la percepción. Y uno solo se vuelve consciente de esto si es que fuerzas la percepción, o si extremas el pensamiento hasta que se rompe. Cuando haces eso, cuando trizas tu sentido del mundo, aparecen esas hendiduras sobre las que cantaba Leonard Cohen; esas rajaduras por donde entra la luz. Porque si uno acepta que su propio punto de vista es limitado, limitado por esencia, la única manera de ampliarlo es considerar múltiples puntos de vista.

Las hendiduras sobre las que cantaba Leonard Cohen

-La pregunta importante no es: ¿es esto real?, ¿es esto verdadero? Sino: ¿qué me muestra esto sobre el mundo? Con la primera caemos en el dogmatismo, y dejamos afuera muchas cosas. En física, Bohr entronizó el concepto de la complementariedad: hay que considerar múltiples modelos sobre la realidad, incluso aunque sean contradictorios. Es un deber personal pensar en estos términos. Hoy, el que no tiene más de un par de ojos está ciego.

-Me gustaría que mis libros fueran un recordatorio de la extrañeza del mundo, y de que – como dijo Borges -. “there are more things” (hay más cosas).

El genio-loco es uno en miles de millones, porque la locura verdadera te degrada. La salud mental es un privilegio, y la genialidad pura y dura puede ser una condena.

0 comments on ““Buscar el conocimiento no tiene fin: es un viaje alocado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s