Cultura Sociedad

28 de diciembre: cómo el relato de una masacre de niños, terminó siendo un día para hacer bromas

Las bromas que suelen hacerse todos los 28 de diciembres tienen su origen en una historia muy poco festiva: la matanza de niños pequeños que registra uno de los cuatro evangelios cristianos, el de Mateo. El informe de la BBC.

Cada 28 de diciembre en España y América Latina la gente se gasta bromas y algunos medios de comunicación publican noticias falsas por el Día de los Inocentes, o de los Santos Inocentes, como lo denomina la Iglesia católica. Sin embargo, esta jornada tiene su origen en una historia muy poco festiva: la matanza de niños pequeños que registra uno de lo cuatro evangelios cristianos, el de Mateo.

De acuerdo con la versión cristiana recogida en este evangelio, hace más de 2.000 años Herodes I decidió aniquilar a todos los menores de dos años en Belén, con el objetivo de acabar con el recién nacido Jesús.

Aparentemente, tomó esta decisión luego de escuchar el relato de unos «magos venidos de Oriente», que le advirtieron de que acababa de nacer un infante que sería el rey de los judíos y en consecuencia pondría en peligro su reinado.

La Iglesia católica decidió honrar a los infantes muertos como «los primeros mártires de Jesús«, y con el paso del tiempo se convirtieron en los «Santos Inocentes».

Pero ¿cómo una conmemoración tan triste se convirtió en un día tan alegre? Hay varias teorías.

Una versión de la historia asegura que Herodes les preguntó a los «magos venidos de Oriente» dónde estaba el niño que sería el futuro rey, pero los Tres Reyes Magos aparentemente engañaron al monarca llevándolo por caminos errados.

Otra teoría sobre la alegre celebración se remonta a un nieto de Herodes: Herodes Agripa II, rey de Calcis. Este regente -recordado por su vida de excesos -, decidió celebrar su trigésimo aniversario honrando a su abuelo (y la matanza de niños) con una semana de festividades.

La broma del embajador Stanley

Sin embargo, ese día decidió emitir órdenes de captura y castigo para todos sus ministros, quienes no pudieron huir por la eficiencia de la guardia real.

Al final, los atemorizados invitados fueron obligados a asistir a la celebración y algunos recibieron un sello del monarca que los declaraba «inocentes». Esta macabra historia, aseguran algunos, es el verdadero origen de la fecha.

Otros académicos ubican el origen de este giro bromista no en la Jerusalén de los tiempos bíblicos sino en la Europa medieval, donde el último mes del año y el primero del año siguiente estaban marcados por el invierno boreal y una menor actividad en el campo, donde trabajaba la mayoría de la población.

«El pueblo, ocioso, se entregaba entonces a una risa festiva, alegre y sardónica que equiparaba a actores y observadores, a quienes se hacía partícipes de la chanza para alivio de las penalidades diarias, acontecidas en un contexto de férrea disciplina social», escribió el historiador español Mario González-Linares.

Entonces, entre diciembre y enero, tenían lugar un conjunto de festividades -como la fiesta de los locos o la fiesta del asno -, donde la broma jugaba un rol fundamental: permitía a la gente burlarse de las convenciones sociales más arraigadas.

Quizás la más extrema de estas fiestas era la de los locos, que llegó a ser prohibida oficialmente por la Iglesia en el Concicio de Basilea de 1435.

En su artículo «Carcajada y delirio: la fiesta de los locos», publicado en la revista cultural Amberes, González-Linares explica quiénes eran estos locos que reinaban en esa fiesta.

«Loco era el desquiciado, pero también el necio, el deforme, el lisiado, marginados cuyo inexcusable crimen consistía en no hallar encaje dentro de un esquema social caracterizado por su rigidez y verticalidad».

LEER MÁS:

Hay lucha en el circo romano de la virtualidad

Aplicando la lógica de la tela de araña – tarde o temprano algún insecto cae atrapado -, el sociólogo Christian Ferrer expuso que las redes sociales transmiten violencia retórica y la fantasía subyacente de eliminar al otro.

Los que interpretaban a estos locos y deformes eran, como describe R.P. Flögel en el artículo de González-Linares, los estamentos más bajos del clero:

«En las catedrales se nombraba a un obispo-bufón. Este celebraba entonces un oficio solemne y daba su bendición. Los sacerdotes disfrazados entraban en el coro bailando, saltando y cantando canciones picarescas. Los subdiáconos comían salchichas, jugaban a las cartas y a los dados sobre el altar; en lugar de incienso, quemaban suelas de zapatos viejos y excrementos. Después de la misa, cada cual bailaba y corría por la iglesia a su gusto, y se entregaba a los mayores excesos».

Además de la chanza, la broma y la burla, la fiesta de los locos es vinculada por académicos como Ramón García Pradas, de la Universidad de Castilla-La Mancha, al surgimiento de un tipo de teatro en la Edad Media que jugaba con la parodia y la sátira para criticar la situación social y política de la época.

  • De un informe de BBC. Imagen destacada: La Masacre de los Inocentes, de Lodovico Mazzolino, 1510-1530.

0 comments on “28 de diciembre: cómo el relato de una masacre de niños, terminó siendo un día para hacer bromas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s