Literatura

El globo

El globo, inquieto y ansioso por ir a volar en los aires más frescos de la ciudad, se mueve de un lado a otro pidiendo, silenciosamente, por su libertad [...]

Joaquin Paganetti

El globo, inquieto y ansioso por ir a volar en los aires más frescos de la ciudad, se mueve de un lado a otro pidiendo, silenciosamente, por su libertad.

Es que al globo lo han traicionado. Cuando apenas tenía sus primeras bocanadas de aire en un local de comida rápida, una niña, la cual le había jurado cariño eterno, lo dejó olvidado en el banco de un parque.

chica globo
El Adolescente: ¿Un globo animado?

Así es como encontró a una adolescente. Una curiosa joven que, apegada a ciertos rasgos de su niñez, tomó casi instintivamente al globo, para llevárselo a su escuela. Apenas se lo mostró a sus compañeros, lo hizo de una forma tonta y dándole poca importancia a este objeto, para ellos, inanimado.

Luego de haberlo dibujado y aprovechado para molestar a algunos de sus amigos, lo dejó tirado en un aula encerrada. Fría, oscura y vacía. 

El globo, de color rojo, espera a que alguien lo pise o más felizmente, salir volando algún día por la ventana, cuando ésta se abra y el globo pueda ser libre, al menos durante un momento.

 


Leer más notas de Joaquín: La vida como un juego

Escritor y estudiante. Fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad.

0 comments on “El globo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s