Filosofía Violencia

El adiós a una cultura fallida

Green Book, como ganadora del último Premio Oscar, ha recibido una gran cantidad de críticas. ¿Qué es lo que puedo aportar acerca de esta película? [....]

Green Book, como ganadora del último Premio Oscar, ha recibido una gran cantidad de críticas. ¿Qué es lo que puedo aportar acerca de esta película? Una mirada que parte de la historia donde un pianista negro de los Estados Unidos y su chofer italiano van cruzando límites y se enfrentan cara a cara contra el fuerte racismo y violencia que actualmente existe en el país del norte.

Varias partes del largometraje podrán hacerle lagrimear los ojos. O simplemente generar una sensación de compasión. Es que vivir sin ser lo que la sociedad quiere que seas -y que te lo demanda- no es algo sencillo de asumir.

La xenofobia y la homofobia son generadores de sufrimiento. Uno puede sufrir por muchos factores, pero generalmente se sienten cosas negativas cuando un otro, se comporta de tal modo con nosotros. Y el comportamiento de las personas no es algo que se genera al azar. Se construye y se contagia inconscientemente.

Mahershala Ali y Viggo Mortensen, los protagonistas

¿A cuántas personas les ha tocado y les toca presenciar situaciones de odio, ya sea contra un grupo religioso o étnico minoritario, o contra un individuo “cualquiera”? Luego veremos que individuos cualquiera hay más de los que identificamos. Son los que nos rodean pero que no conocemos, no alimentamos de sentimientos y no nos dan algo trascendental en nuestra vida. No son como la humanidad toda, sino que son los que nos acompañan en la vida diaria, que nos cruzamos en la calle, pero que no interfieren, generalmente, en nuestra toma de decisiones.

Y es en la toma de decisiones donde uno se ve desafiado. ¿Cómo vamos a reaccionar? ¿Impulsivamente? ¿De qué serviría? Lo más probable es que actuemos acorde a lo que nos han enseñado y a lo que nos han hecho reprimir a lo largo de nuestra vida, sea lo que sea. Reprimimos ideas, sueños, tiempo, ilusiones, amores. Sentimientos. Y algo que se reprime es algo que se pierde voluntariamente. ¿Qué persona en sus cabales abandonaría lo que más desea? Solo alguien bien contaminado por la cultura que lo rodea, es decir, cualquiera de nosotros.

A lo largo de la película de Hollywood, con Viggo Mortensen como protagonista (actor que supo ganarse el cariño de muchos argentinos ante su pasión por el club de fútbol San Lorenzo, el cual inclusive aparece en una parte de la película, sobre la pared que se encuentra al lado de la cama de un hotel de paso en sus siglas “CASLdeA”), se verá lo que una persona debe aguantar y llorar interiormente ante un contexto social que lo perjudica. Lo perjudica porque es alguien desubicado y odiado por parte de una sociedad con una cultura fallida. Una cultura que hoy dice basta y que la humanidad debería darle una pronta fecha de expiración. Adiós odio, adiós violencia. Ojalá nos veamos en otro planeta.



Leer más en Humanidad: La sociedad embadurnada en locura

Periodista y escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

0 comments on “El adiós a una cultura fallida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s