Economía Política

Un plan realista y draconiano

Se sigue especulando sobre un shock político de Alberto Fernández. Martín Guzmán, discípulo de Stiglitz y Heymann, un arquitecto del Plan Austral, en el bolillero de super ministro.

Muy pocos saben quien será el futuro ministro de Hacienda. Sin duda, figura clave, con el sostén político de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, para desarrollar un programa macroeconómico draconiano, que le dará continuidad al reperfilamiento de la deuda pública iniciado por Hernán Lacunza, en simultáneo con la renegociación con el FMI.

La información adelantada por Humanidad hace 16 días, cuando sonaba con algo de auto bombo el nombre de Guillermo Nielsen, indicaba que la Argentina trataría de postergar, por lo menos un año, el pago de capital e intereses de la deuda externa.

https://humanidad.com.ar/2019/11/14/alberto-postergaria-por-un-ano-el-pago-de-la-deuda-externa/

“Se necesita tiempo. La inflación generó hábitos que tienen un componente autoagresivo”, expuso uno de los candidatos que no se exhibe en público. Se trata de Martín Guzmán, discípulo del Nobel Joseph Stiglitz y de Daniel Heymann, quien trabajó junto con Juan Sourrouille, Adolfo Canitrot y Roberto Lavagna, entre otros, en al confección del Plan Austral, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, en 1985. Ese fue un ajuste de tipo heterodoxo con una política de shock ¿Algo habrán hablado ayer Alberto Fernández y Ricardo, el hijo del radical que siendo un hombre de partido no tiene relación con Cambiemos?

La fuente citada por Humanidad, señaló que el nuevo gobierno necesita en forma urgente “hacer caja”, con “algo de emisión monetaria”, lejos de darle “brutalmente a la maquinita”, como declaró éste mes el secretario general de la UTA, Roberto Fernández. “El rol del Estado será fundamental detrás del objetivo que nos lleve a un crecimiento paulatino y sostenido”, subrayó.

Algo le insinuó Alberto a la nueva titular del FMI, Kristalina Gueorguieva, al darle la noticia de que no requerirá los 11 ml millones de dólares que faltan del acuerdo firmado por Christine Lagarade con el gobierno de Mauricio Macri. “Pagaremos, sin ajustar a los sectores más desprotegidos”, le expresó mientras se desarrollan conversaciones secretas y no se menciona más al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Heymann: “¿Se van a tener los ingresos para pagar lo que se debe?”

Quizá sea mera coincidencia: Guzmán acaba de presentar en Naciones Unidas un esbozo de la deuda argentina que excluye pagos por dos años, sin nuevos desembolsos del FMI para pago de deuda a inversores privados. La idea, que evaluarían Alberto y Cristina, sería negociar con los acreedores y alinear el plan con la necesidad de recuperar la sustentabilidad de pago en el tiempo.

Puede haber sorpresas en materia energética. De hecho, habría una desdolarización en las tarifas con controles y subsidios. Se buscarán mecanismos de resguardos y ampliaciones en el campo laboral, con reducciones de cargas fiscales para incentivar la producción.

Guzmán conoce a Cristina y al ex ministro Axel Kicillof y el nexo con Alberto es uno de sus principales referentes, Matías Kulfas. También tiene aceitados contactos con Sergio Massa y otros dirigentes del Frente de Todos, entre ellos Máximo Kirchner.

La consigna del nuevo gobierno peronista y el FMI es “realismo”, que derive en el aprovechamiento integral del yacimiento no convencional de Vaca Muerta, y en dar a las empresas nacionales, grandes y pequeñas, condiciones para producir y competir a nivel mundial.

El trabajo será arduo. Los nombres, en definitiva, se conocerán antes de que finalice el viernes próximo. Más allá de las cuestiones protocolares, que no serán un tema menor (al grito de “volveremos, volveremos”), habrá que concentrarse en el mensaje de Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa. Posiblemente, sean tenidos en cuenta algunos aportes de un ex vice, hoy en prisión por “la osadía – dicen en su entorno – de haber estatizado las AFJP”.

Periodista. Trabajó en Crónica, NA, DyN, Clarín, Televisión Pública, Canal 13, La Nación y en el diario Río Negro. Becado por la Universidad de Harvard, asistió a cursos de perfeccionamiento en Boston, Estados Unidos. Además estudió en Alemania y Francia.

0 comments on “Un plan realista y draconiano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s