Reflexión

Nihilismo: La luz oscura

La vida es para todos y todas una aventura. Algunos la padecen más que otros, pero no dejan de estar en la misma laguna que los seres "completos" y felices.

Pérdida o ausencia total del sentido de la vida. Esto es el nihilismo, un estado por el que pasamos todas las personas en determinados momentos y circunstancias. ¿Es así? ¿Todos padeceremos, inevitablemente, lo que causa la falta de razones para existir? ¿O hay quienes que no?

¿Qué podemos decir de los individuos que viven a lo largo y ancho de su mundo personal sin conflictos existenciales? ¿Son mejores? ¿Más fuertes? ¿Los elegidos?

Dicen que el problema común que caracteriza a la humanidad es la incógnita por nuestro origen (¿de dónde venimos?) y nuestro destino (¿hacia dónde vamos?). Quizá venimos de la nada y vamos hacia la nada, diría un nihilista.

¿Que pensaría un ser feliz? Para empezar, seguramente no se estaría preguntando estas cosas. Porque para ser feliz (si es que hay un reglamento para esto) hay que estar bobamente enamorado. Y eso significa lo que ya sabemos. Dar ciertos asuntos por sentado y dejarse llevar por los sentimientos que nacen a causa del amor.

Es decir que si alguien enamorado, feliz y “completo” es lo contrario a un nihilista ¿las características del nihilismo son el odio, el vacío y la insatisfacción? El odio es cuestionable, pero las otras dos características son claras en esta materia.

Ahora bien: ¿quién va a ser tan descarado para afirmar que vivió, vive y vivirá con plenitud y amor? Ni lo hippies podrían creer una cosa así, porque ellos mismos experimentaron lo que causa la realidad humana: displacer y disconformidades. Y gracias a Dios, porque una vida “completa” no sería merecedora de ser vivida. O sí. Pero no con la misma intensidad que genera el no saber, o más bien, el saber que no sabemos.

Volviendo al nihilismo, ¿por qué decimos que se lo padece? Es que claro, ¿quién disfrutaría vivir en constante vilo, con “la” pregunta que atormentó durante miles y miles de años a millones de seres humanos?

¿Por qué nos atormentan las preguntas? Tal vez porque no tenemos respuestas. Pero de eso se encarga la vida, cuando al crecer y desarrollarnos vamos edificando nuestro propio castillo de ideas, moral, rasgos, instintos, deseos y, por sobre todo, fundamentos.

¿En qué nos fundamos para vivir? ¿En la locura de la naturaleza, la cual otorga la posibilidad de que seres humanos puedan parir y “dar luz”? No, eso es muy poco para nosotros. Especialmente en estos tiempos donde ser una figura reconocida dentro de la sociedad y acumular riqueza son los modelos a seguir.

Somos luz. La única luz que puede verse, a sí misma, oscura.

Escritor y estudiante. Fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad.

0 comments on “Nihilismo: La luz oscura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s