Filosofía Literatura

Relato de un año nuevo

Estos ciclos imaginarios a los que les damos tanta importancia son más que un momento. Son la representación del cambio y del constante movimiento humano.

Un joven espera parado en la calle, mirando al cielo. Faltan tres minutos para que se hagan las 00 horas del día primero de enero de 2020, otro año nuevo en la historia de la humanidad.

El muchacho camina por el interior de dos barrios de la Ciudad de Buenos Aires: Palermo y Villa Crespo. Durante toda la noche del último día del 2019, disfruta del silencio y la falta de movimiento en el espacio público. Es que, según dejaban ver algunas ventanas abiertas de ciertos edificios, la gente se encontraba dentro sus casas, esperando la hora que marca el fin de un ciclo imaginario y el inicio de otro.

Las personas se agruparon en sus casas. En cada uno de esos lugares donde había ruido y luz, se encontraba una familia o un grupo de amigos esperando. Esperando la continuación de la vida, en una especie de ritual que todos naturalizamos pero que cada uno transita de forma distinta.

Ya es 2020. Se escuchan algunos fuegos artificiales y el horroroso ruido que atormenta a animales y a algunos humanos también. El joven mira tres estrellas que vagan por el cielo nocturno y se propone seguir su rumbo. Camina un rato más, hasta que empieza a notar un cambio en la ciudad.

Luego de haber experimentado una silenciosa soledad en público durante más de dos horas, desde las 10 de la noche hasta las 12, los autos comienzan a molestar nuevamente los pavimentos.

Ya siendo la una y media de la madrugada, las personas salen de sus casas y se despiden. Se van con recipientes vacíos y con las llaves listas para prender el automóvil. El ruido se instala nuevamente, los jóvenes parlotean y se agrupan en las esquinas. Las personas siguen siendo las mismas, solo que ahora están listas para renovar el tintero, con todo lo bueno y lo malo, con todo aquello que les sirva para escribir la novela de sus vidas.

Ciclos de ruidos y silencios. ¿Eso es lo que celebramos? Sea lo que sea, este chico ya se ha ido a dormir, con el ruido de los pájaros y con un nuevo número para repetir durante 365 días: 2020.

Escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

0 comments on “Relato de un año nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s