Reflexión

Vidas echadas a perder

En La educación sentimental, Flaubert reproduce el diálogo entre dos amigos que se preguntan por las razones de su desilusión a una edad avanzada. Uno había soñado con el amor, el otro con el poder.

Te noto muy calmado en política. -Efecto de la edad, dijo el abogado. Y resumieron su vida.

Los dos la habían echado a perder, el que soñó con el amor, el que sonó con el poder. ¿Cuál podía ser la razón?

Quizá la falta de una línea recta, dijo Fréderic.

-En tí, es posible. Por el contrario, yo he pecado por exceso de rectitud, sin tener en cuenta mil cosas secundarias, más fuertes que todo. Yo tenía demasiado lógica y tú, demasiado sentimiento.

Luego acusaron al azar, a las circunstancias, a la época en que habían nacido.

0 comments on “Vidas echadas a perder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s