Economía Política Opinión

Dietrich a favor del low cost y en contra del sindicato de pilotos de Pablo Biró

Guillermo Dietrich, ex ministro de Transporte del macrismo, planteó una discusión de fondo a favor de la apertura de los cielos y la desregulación del mercado aercomercial. Duro cuestionamiento a APLA, el sindicato de pilotos de Biró.

Por Guillermo Dietrich (La Nación)

24 de agosto de 2022, 9.43am, me llega un mensaje con un video: “Estoy por despegar, mirá”. Abro el video, desde el fondo de un avión lleno se ve el pasillo. Veo gente con la mano levantada: “1, 2, 3, 4, 5,…14, 15. 15 pasajeros que vuelan por primera vez. ¡Felicitaciones!”, dice la azafata de una aerolínea low cost por el altoparlante.

No es la primera vez que veo esta imagen, ni el primer video que me mandan en estos últimos años. La gente se sigue sorprendiendo, y yo también. Desde que abrimos los cielos y desregulamos el mercado aerocomercial, después de haber dado una enorme lucha, millones de argentinos viajaron en avión y muchísimos miles lo hicieron por primera vez.

Hoy, a pesar del cierre de El Palomar y la gran pérdida que eso significa para la conectividad de las provincias, y para el crecimiento y el empleo de toda la zona, y a pesar de amenazar con imponer nuevamente un piso tarifario con lo que eso implica para la competitividad entre las aerolíneas y el precio de los pasajes, con sorpresa y alegría veo que FlyBondi tendrá 10 aviones para fin de este año y JetSmart 8 aviones. Veo que en FlyBondi ya tendrá empleadas 1250 personas en forma directa, lo que significa otros 4000/5000 en forma indirecta, y que en JetSmart trabajan más de 300 personas y estaríamos hablando de otros 1500 puestos en forma indirecta. Quiero decir: con todo en contra, las compañías low cost en la Argentina no sólo transportan millones de personas, no sólo conectan provincias y no sólo demuestran que hay otra forma de viajar que es más económica y eficiente, sino que han generado entre 7000 y 8000 puestos de trabajo genuino y de calidad, de los que necesita nuestro país.

Lo paradójico de esto, es que algunos sindicatos, como el de pilotos de Biró (APLA), han hecho lo imposible para que estos 7000 puestos de trabajo no existan. Hicieron paros, manifestaciones, metieron miedo a la población y miedo en la opinión pública afirmando que los aviones se iban a caer y eran inseguros, con el único objetivo de que no se generen puestos de trabajo fuera de su control. Este es el problema, no el sindicalismo. El problema son estos sindicatos que, acostumbrados a manejar a voluntad lo que pasa en su sector y viéndose amenazados por el crecimiento de la industria de la que son parte, en lugar de ver cómo pueden ayudar a que crezca el país, haya más puestos de trabajo y sus afiliados tengan más oportunidades, se cierran, se corporativizan, boicotean y extorsionan violentamente porque lo único que admiten es lo que los beneficia.

Biró, de APLA, la contracara de Dietrich: férreo defensor de Aerolíneas Argentinas

Esas 15 personas del video, que volaban por primera vez en una low cost, son el ejemplo de que se pueden hacer las cosas de una forma distinta. FlyBondi y JetSmart tienen sindicatos que entienden hacia dónde va el mundo de la aviación y que entienden que tienen que ser competitivos porque, si lo son, cada vez más gente va a trabajar en el sector, que es el gran desafío que tenemos en nuestro país. Necesitamos generar empleo formal y de calidad, con leyes laborales de nuestra época que permitan generar oportunidades y cuidar e incluir a todos los trabajadores. Con el sistema laboral actual, nada de esto ocurre.

Luego de presiones permanentes e intentos de destrucción por parte de los sindicatos corporativos hacia las low cost, hoy, arremeten de nuevo contra ellas buscando forzar la firma de un Convenio Colectivo de Trabajo al que los propios trabajadores de esas low cost no adhieren. Un paso más en la búsqueda de volver al pasado, el volar para pocos y adueñarse del sector.

Tenemos una oportunidad histórica en este contexto mundial y, de la misma forma que después de dar esta pelea enorme que dimos con las low cost, hoy hay casi 7000 personas trabajando, podemos hacer lo mismo a partir de 2023, generando millones de puestos de trabajo llevando a millones de argentinos que están en la informalidad pasen a la formalidad.

En 2015 empezamos la revolución de los aviones, en 2023 tenemos que empezar la revolución del trabajo. Va a ser igual de difícil y del lado de enfrente van a estar los mismos de siempre. Los defensores de una Argentina para ellos, chiquita, limitada, con un techo. Les vamos a volver a ganar porque la realidad se impone, porque las nuevas generaciones quieren ser libres, progresar y construir su futuro y porque las viejas recetas de la Argentina para pocos tienen fecha de vencimiento, aunque algunos se empeñen en disimularla.

0 comments on “Dietrich a favor del low cost y en contra del sindicato de pilotos de Pablo Biró

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s