Economía Política Opinión

Extracción de petróleo off-shore en Mar del Plata, con cuidado ambiental

Aldo Duzdevich - uno de los que rompió con montoneros por lealtad a Perón -, argumentó que mientras EEUU (más Europa y China), apuestan por más petróleo, en Argentina el ambientalismo "negacionista" combate "el extractivismo" industrialista.

Por Aldo Duzdevich (APU)

Leemos: Biden autorizó a las petroleras Enbridge y Enterprise para avanzar con un proyecto de exportación en medio del aumento de los precios del petróleo». El giro se conoce a días de la cumbre ambiental en Egipto.

La aprobación de la Administración Marítima del Departamento de Transporte  del proyecto Sea Port Oil Terminal (SPOT) apareció en el registro federal el lunes sin ningún anuncio público, un día después de que concluyera la conferencia climática de las Naciones Unidas en Egipto.

La aprobación de Biden para el proyecto off shore agregaría 2 millones de barriles por día a la capacidad de exportación de petróleo de Estados Unidos. La terminal de exportación de petróleo en alta mar es la primera en ser aprobada de las cuatro propuestas a lo largo de la costa del Golfo de Texas y permitirá un crecimiento continuo en la producción de petróleo de esquisto bituminoso de EE para el año 2030.

EEUU gracias a la técnica fracking se convirtió en el mayor productor mundial de petróleo con 12 millones de barriles diarios. Y en el mayor exportador de Gas Natural Licuado cuyos precios volaron a partir de la guerra de Ucrania. 

EEUU exportó en 2022 4,548 millones de barriles diarios de petroleo crudo, que, a un valor promedio de 85 dólares representan unos 137 mil millones de dólares año. Cuatro veces mas que todo el complejo agrícola nuestro.

 

Duzdevich se apoya en Francisco para enfrentar «la compleja crisis socio-ambiental»

En su decisión de 94 páginas, la Administración Marítima escribió: «La construcción y operación del Puerto es de interés nacional porque el proyecto beneficiará el empleo, el crecimiento económico y la resiliencia y seguridad de la infraestructura energética de EE.UU . El puerto proporcionará una fuente confiable de petróleo crudo a los aliados de EEUU en caso de una interrupción del mercado».

Don Arturo Jauretche decía que las recetas del libre cambio eran el “manual del buen comprador escrito por el almacenero”. Y con nuestro ultra-ambientalismo vernáculo pasa algo similar. Han comprado con pasión progre-seudo-revolucionaria el discurso ambientalista de los países centrales, que pone trabas a cualquier intento de producir, a partir de nuestros recursos naturales. Lo que vendría siendo el manual ambiental escrito por los contaminadores del planeta. 

Y, mientras el juez marplatense Santiago Martín, seducido por los cantos de sirenas ambientalistas-negacionistas, paraliza inversiones de 720 millones de dólares, que podrían dar la posibilidad de producir 2 o 3  millones de barriles diarios, los países del norte desarrollado aceleran su producción de petroleo y gas. 

Existen dos clases de pensamiento ambientalista. El ambientalismo que brega por exigir a la industria y a los consumidores mejores y mas exigentes políticas de protección ambiental. Y el ambientalismo – negacionista, o extremista (como lo define Claudio Scaletta) -, que directamente, se opone a casi todas las actividades productivas, y cree que un país se puede desarrollar realizando solo actividades lúdicas. Que claman por el posible estrés de las ballenas, pero no tienen, ni les interesa, ninguna propuesta concreta, para resolver la desocupación y la pobreza de miles de marplatenses, que viven a diez cuadras de su casa. 

LEER MÁS:

El Papa Francisco, principal defensor mundial del cuidado del medio ambiente, escribió una carta a la alcaldes reunidos en la Cumbre C40 realizada en Buenos Aires el 21 de octubre del 2022. «Pensar un futuro sustentable y sostenible para nuestras ciudades, implica no perder de vista que no hay dos crisis separadas: una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Las líneas para la solución requieren una aproximación integral para combatir la pobreza, para devolver la dignidad a los excluidos y simultáneamente para cuidar la naturaleza»

«Los invito a estar atentos a los discursos encubiertos que, en nombre del cambio climático, terminan por impulsar políticas de zonas protegidas, exclusivas, o de determinados estilos de vida donde la solución genera más exclusión y descarte».

El 19 de octubre el Ministerio de Ambiente convocó Audiencia Publica para tratar el proyecto de perforación del pozo exploratorio Argerich mar adentro de la costa bonaerense. Allí pudimos escuchar discursos de este tenor: un surfer de Mar del Plata oponiéndose al proyecto puso como ejemplo a EEUU. “En Estados Unidos, el turismo de sol y playa genera doce veces más fuentes de trabajo que la industria petrolera y un efecto multiplicador infinitamente mayor”, dijo. 

Un economista de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales siguió: “Cada vez más bancos multilaterales de desarrollo, agencias de crédito de exportación y hasta los bancos privados se están negando a financiar estos proyectos, y no solamente por motivos climáticos. Lo hacen porque dudan de la posibilidad de recupero de las inversiones».

LEER MÁS:

Un ingeniero en acústica agregó: “Sea por la pérdida de los rendimientos económicos o la eventual necesidad global de reducir su uso ante los efectos ineludibles de la crisis climática, lo cierto es que todas las inversiones destinadas a la expansión de una infraestructura de los hidrocarburos solo servirá para estos 13 años, y es una inversión que el país perderá a futuro.”

Todo esto matizado con frases emocionalmente grandilocuentes como: basta de ecocidio, territorios de sacrificio,  terricidio, el agua vale más que el oro, no a modelos extractivistas, no es no…

En ese contexto, un militante de Greenpace afirmó: “Creo que es un proyecto que está desalineado con la agenda mundial. Por ejemplo, países líderes en petróleo, como Arabia Saudita, ya piensa abandonar esta senda de petróleo. Piensan invertir 500 millones de dólares en proyectos relacionados con ecología y turismo”. Desconoce este joven que en Argentina en cuatro años invertimos no quinientos, sino cinco mil millones de dólares en energía eólica y solar. Casualmente el principal vendedor de paneles solares y molinos eólicos es China, el principal emisor de CO2 del mundo. De nuevo el manual del buen ambientalista escrito por el contaminador. 

Veamos la emision de CO2 a la atmósfera, que sería una de las causas del calentamiento global. China emite el 27% de CO2; EEUU 15%; Europa 9,8%; India 6,8%; Rusia 4,7 %. Sudamerica 3,2% y dentro de ella Argentina 0,6% . 

Kicillof al frente del debate con Greeenpeace

Otro dato importante es la matriz energética primaria mundial.  Decimos primaria porque la electricidad se genera con distintas fuentes. Encabeza el petroleo 33%, Carbón 27%, Gas 24%; Hidráulica 6%; Renovables 5%; Nuclear 4%. Según este cuadro, lo primero que se debería suplantar es el 27% de carbón, que es el mas contaminante.  El 60% de la electricidad china se genera con carbón, se debería reemplazar por gas o petróleo.  

El consumo de energía es uno de los principales indicadores del bienestar de las naciones. Por ejemplo:  EEUU consume 11.700 kwh por persona, Alemania 6.000 kwh, Japon 7.000 kwh.  China 4.800 kwh, India 899 kwh. Los países nórdicos por su clima frio encabezan la lista:  Islandia 48.000 kwh y Noruega 23.000 kwh. Y, los países pobres como Bangladés consumen 471 Kwh o Camerum 251 kwh. Argentina consume 2700 kwh, Bolivia 760 kwh, Brasil 2500 kwh.  

Resulta que ni EEUU, ni China, ni Europa, ni Rusia quieren frenar su desarrollo industrial ni el nivel de confort de sus habitantes, pero nosotros tenemos que dejar de producir gas y petróleo, y obligar a los argentinos a pasar frio en invierno y cerrar nuestras fabricas que consumen mucha energía. 

Argentina emite solo el 0,6 % de CO2. Pero, además estamos subsidiando fuertemente las energías renovables que nos permiten bajar esas emisiones. Y con el mayor uso de gas estamos reemplazando combustible líquidos para seguir descarbonizando, porque compartimos la preocupación mundial por el cambio climático.

Pero, mientras nos auto-imponemos compromisos de avanzar en la transición energética (que requieren recursos millonarios en dólares que no tenemos) vemos que los países industrializados siguen con su política de “haz lo que yo digo, no lo que yo hago”. Y lo que hace en este caso EEUU es aprovechar al máximo sus recursos naturales para abastecer a Europa y China que están hambrientos de energía. No vemos que California o Texas sean considerados “territorios de sacrificio” como se dice aquí de la provincia de Neuquén, poner tener Vaca Muerta.

El gobierno de Biden puede decir en la resolución antes mencionada: “La construcción y operación del puerto es de interés nacional porque el proyecto beneficiará el empleo, el crecimiento económico y la resiliencia y seguridad de la infraestructura energética de EE. UU”. Pero si la Secretaria de Energia y/o el gobernador Kicillof, dicen lo mismo por los proyectos de offshore, son tildados de extractivistas que quieren convertir el mar argentino en “territorio de sacrificio, cometer ecocido, contaminar el mar, y matar a todas las ballenas”. Mientras tanto los yankys embolsan 140 mil millones de dólares año exportando petróleo y nosotros como “somos ricos” dejamos el gas y el petróleo bajo tierra para cumplir con el Acuerdo de París, que en 2016 firmo nuestro siempre bien recordado Ministro Verde, Sergio Bergman. 

Me gusta citar a García Linera, exvicepresidente de Evo Morales, porque para nuestro progresismo negacionista vernáculo, el Estado Plurinacional Boliviano es motivo permanente de admiración y ejemplo a seguir. Pero, ellos también tienen sus ambientalistas-negacionistas y por ejemplo, la  investigadora y activista ambiental Cecilia Requena, ha dicho: “El gobierno de Evo Morales, que se presenta internacionalmente como defensor de la Madre Tierra, quedará en la historia de Bolivia como el régimen que promovió el extractivismo radical y devastador, que no se detiene ante tecnologías especialmente peligrosas como el fracking o la energía nuclear, y ni siquiera ante territorios indígenas y áreas protegidas vitales para equilibrios ecológicos como la provisión de agua para el territorio nacional”.

Voy a reproducir párrafos del libro «Geopolitica de la Amazonia», de Álvaro García Linera por entonces Vicepresidente de Evo Morales. “Si conceptualizamos al ´extractivismo´ como la actividad que sólo extrae materias primas (renovables o no renovables),  entonces todas las sociedades del mundo, capitalistas y no capitalistas, son en mayor o menor medida extractivistas. Incluso las sociedades que vivieron o viven de la extracción de madera y castaña junto con la caza y la pesca, mantienen un tipo de actividad extractivista de los recursos naturales renovables».

“Hay países que empezando como productores de materias primas, han pasado a la fase industrializadora de materias primas, y ahora tienden a concentrarse en la producción científico-tecnológica y los servicios. Buena parte de los países europeos, y también Norteamérica, han tenido este recorrido”

“El extractivismo no es un destino, pero puede ser el punto de partida para su superación. (…) Como toda emancipación, la del extractivismo tiene que partir precisamente de él, de lo que como forma técnica ha hecho de la sociedad. Actualmente, para nosotros como país es el único medio técnico del que disponemos para distribuir la riqueza material generada gracias a él».
 
“Y para romper esa subordinación colonial no es suficiente llenarse la boca de injurias contra ese extractivismo, dejar de producir y hundir en mayor miseria al pueblo, para que luego regrese la derecha.(…) ¿Acaso dejando de producir, cerrando las minas de estaño, los pozos de gas, retrocediendo en la satisfacción de los medios materiales básicos de existencia, tal como lo sugieren sus críticos? ¿No es esta más bien la ruta del incremento de la pobreza y el camino directo a la restauración de los neoliberales?».

“El conjunto de Organizaciones No Gubernamentales (ONG´s) amazónicas, algunas de las cuales han creado en las últimas dos décadas una trama clientelar de dirigentes indígenas a través de los cuales emiten el discurso ambientalista empresarial en las distintas comunidades. Poseedores de buenas intenciones humanitarias – y de buenos salarios para tales cometidos -, forman un pequeño ejército ideológicamente difusor del discurso medioambientalista de derecha, y económicamente materializador de una acumulación capitalista medioambiental.”

Todo esto lo dice uno de los mayores lideres del progresismo latinoamericano, así que si quieren usar la política de “cancelación” tan de moda deberían empezar por Álvaro Garcia Linera y Evo Morales, Lula Da Silva, Rafael Correa y por supuesto Nestor y Cristina que en su provincia Santa Cruz dieron lugar a las “siete plagas de Egipto”, mina y central de carbón en Rio Turbio, minería a cielo abierto en la meseta, petróleo y gas convencional en tierra y offshore en sus costas.

0 comments on “Extracción de petróleo off-shore en Mar del Plata, con cuidado ambiental

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s