Adolescentes Literatura Vida

Los libros y la magia

La lectura de un libro puede llevarnos a cualquier otro mundo, muy distinto al que nos encontramos físicamente. Es que justamente es esa la gracia de este conjunto de papeles.

La lectura de un libro puede llevarnos a cualquier otro mundo, muy distinto al que nos encontramos físicamente. Es que justamente es esa la gracia de este conjunto de papeles (que en el futuro se describirán con más frecuencia como conjunto de papeles virtuales), contenedores de palabras escritas: trasladarnos. ¿No es ese acaso el principal objetivo de un escritor, llevarnos a donde él o ella quiere que vayamos?

Una infinidad de libros nos rodean. Solo basta con acercarse a una biblioteca, o al lugar en el que se encuentren, y tomar uno. Así, y nada más que así, tendremos la posibilidad de comenzar un viaje individual y profundamente íntimo.

Claro está que, si llevamos a cabo una lectura grupal, esta intimidad a la que estamos refiriendo se desvanecería al instante. El uno a uno con el papel (o la pantalla) es especial, sin desmedro de las fantásticas sensaciones que pueden aparecer en un grupo de lectura.

Y hablando de fantasía ¿qué libros son los que pueden traernos magia? ¿Solamente los que son de la especie de Harry Potter y la piedra filosofal, escrito por Joanne Rowling o Juego de Tronos, de George R. R. Martin? ¿O pueden hacerlo también los que tratan del mundo humano y las adversidades diarias que afrontamos todos nosotros?

Primero, tendríamos que definir la magia. ¿Pociones? ¿Brujos? ¿Hechizos? Quizá no deberíamos enfocarnos tanto en quién o qué produce los efectos mágicos, sino que en los efectos en sí. Todo lo que resulta mágico en novelas, como las anteriormente mencionadas, puede emparentarse con el mundo real.

¿No nos sentimos en el Colegio de Hogwarts cuando entramos a un lugar –ya sea un espacio académico, laboral o social- que nos hace volar la cabeza y al que nunca pensamos que íbamos a llegar? ¿No nos preparamos toda nuestra vida para luchar contra Lord Voldemort –el enemigo de Harry que es pelado y sin nariz-, que puede verse encarnado en ciertas circunstancias, adicciones, problemas, ideas y/o personas que nos lastiman y no podemos evitar?

A veces pareciera que todo sería mucho más fácil si viviéramos en un mundo como el del joven mago, inventado por la británica J.K. Rowling. Tendríamos un destino, una razón por la que debemos crecer y formarnos, para estar preparados y así, el día que sea necesario, luchar contra el enemigo. Es decir, tener un guion de vida.

¿Es que no es así como nos enseñan a vivir? ¿No se basan este tipo de novelas en la vida real, en las innumerables guerras, destrozos y teorías llenas de delirio de grandeza –como lo es la idea de que hay un elegido, la cual aparece en Harry Potter– que viene provocando el hombre?

Periodista y escritor, fundó Humanidad el 2016 a sus 15 años de edad. Actualmente estudia abogacía en la Universidad de Buenos Aires y dirige el medio.

0 comments on “Los libros y la magia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s