Reflexión

Amar vale la pena

Las relaciones humanas son de las cosas más personalizadas que podemos encontrar. No se repiten, cada una es especial. Nos quedamos con aquellos y aquellas que nos hacen sentir bien. Y a pesar de los desencuentros y angustias que nos puede llegar a causar, lo que se vive con el amor es algo revolucionario.

Cuando uno/a se enamora se pone más estúpido de lo común. Los sentimientos se ponen a flor de piel y pareciera que el alma va a salir de una vez por todas, para así recorrer por su propia cuenta la vida humana. Pero no. El alma se queda donde está y el ser humano que experimenta aquellas emociones tendrá que sufrir las consecuencias del amor, entre ellas la ilusión, la desilusión o el aprendizaje, según cada caso.

Es muy difícil no enamorarse a primera vista. Cuando se siente cierta chispa ya hay un buen indicio para hablar de este sentimiento. Pero eso no asegura que la relación vaya a ser genial. Todo lo contrario. A veces, dejarnos llevar al cien por ciento por nuestro sentir puede hacernos caer muy profundo. Entregarnos un poco está bien, pero entregarnos incondicional y “eternamente” no tiene ningún sentido. No somos objetos, no le pertenecemos a nadie. Somos seres independientes y autónomos que quieren pasarla bien con miembros de su misma especie.

Así como en una selva cada animal se junta con los que se le parecen, los y las humanas parecemos funcionar de la misma manera. Uno de los factores de atracción suelen ser los intereses en común. Otros factores son el físico, la capacidad intelectual y reflexiva, y la “química” que nazca entre aquellas dos personas.

LEER MÁS:

Un túnel llamado amor

Conocer a una persona es una de las tantas maravillas de la experiencia humana. Así como cuando decimos “qué linda es la vida” cuando estamos relajados en la playa, el enamoramiento es igual de placentero que los churros con dulce de leche.

¿Por qué tendemos a juzgar a una persona según su cuerpo? Bien o mal, lo hacemos. Por más deconstruidos que estemos, es inevitable el momento en que le contamos a alguien sobre nuestro noviazgo e inmediatamente después nos dicen: “mostrame una foto”. El querer conocer a alguien desde lo que nos inspira su rostro, su sonrisa o su esencia física no es algo de lo que deberíamos avergonzarnos. Si lo hacemos es por algo. Todo esto está muy sumergido en nuestra cultura y lo que consideramos nuestra naturaleza.

Ya vimos la foto. ¿Y ahora? No hay horas en un gimnasio o cara bonita que pueda “remar” una conversación. A partir de este momento es la mente la que entra en acción. Comienzan las charlas. Nuestro conocimiento y nuestra forma de ser salen a relucir cuando ese intercambio lingüístico ocurre. Es allí donde reafirmamos nuestra idea o nos achicamos. “Era lindo, linda, sí, pero no conoce ni un poco de historia argentina y tampoco parece con ganas de interiorizarse”. Cosas como estas pueden ocurrir, por eso es que no hay un solo factor de atracción, sino que existen muchos. Obviamente, algunos pesarán más que otros.

LEER MÁS:

Amar, nuestro factor común

Al ser tan diversos pero con una misma condición universal, se hace irresistible no pensar en algo que nos una a todos. La libertad, los procesos políticos históricos y […]

Las relaciones humanas son de las cosas más personalizadas que podemos encontrar. No se repiten, cada una es especial. Nos quedamos con aquellos y aquellas que nos hacen sentir bien, que se convierten en una buena compañía a pesar de sus defectos y “errores de fábrica” (chiste).

El amor es el arma más poderosa para revolucionar nuestra mente y alma. Es el mismo que provoca tal estado de estupidez que olvidamos lo malo que es el ser humano y empezamos a creer en algo distinto. Tenemos la oportunidad de reinventarnos, a pesar de que luego todo se caiga a pedazos. No importa, porque intentarlo vale la pena.

0 comments on “Amar vale la pena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s